Beach Etiquette | Hotbook

Beach Etiquette

Sol, arena y mar. Además de una canción, es la receta perfecta para disfrutar de unas (casi siempre) muy merecidas vacaciones. Entre margarita y margarita los ánimos crecen y las preocupaciones disminuyen; todo está a pedir de boca. Ahora, eso no significa un total adiós a las reglas, existen ciertas cortesías diseñadas para la feliz y armoniosa convivencia de todos; muchas son de sentido común además de fáciles de seguir. Y cuando la convivencia sucede entre personas semidesnudas a distancias cortas, más vale seguir las reglas.

Discreción.

01

(Nota introductoria: si las tumbonas, sombrillas y demás parafernalia playera no están dispuestas en un lugar determinado y tienes el poder de decisión, sé educado con los que ya están: mantén tu distancia.)

1. Las líneas de bronceado se ven mal. Desamarrarse el bikini para evitar las molestas marcas se vale, pero ten cuidado si vas conversar con alguien, aplicarte el bronceador o hacer cualquier actividad que signifique un riesgo, ˗˗ a veces un ligero cambio de posición basta˗˗, nadie necesita ver tanto de ti.

02

2. Usa algo sobre el traje de baño y quítatelo hasta que estés en la arena (tampoco se trata de no enseñar nada), igual si te levantas de tu lugar hacia el bar, baño, o algún chico de buen ver. Escoge un traje que te favorezca y que vaya acorde a la playa en la que estás: lo que funciona en Brasil puede no funcionar en México. Leyendo entre líneas, evita la tanga.

03

3. Hay gente, pongámoslo así, digna de ser admirada. Es inevitable mirarla sin murmurar un pequeño y a la vez sentido agradecimiento, sólo evita ser muy obvio. Si a ésto vas a la playa, ponte un par de lentes obscuros y un sombrero de generoso tamaño. También, algo de prudencia nunca sobra, especialmente si tu pareja está cerca. (Hombres: subrayar esto último.)

Vestimenta.

04

 

  • Vas a la playa. No a una graduación. No a una fiesta. A la playa, y por eso, entre más simple, mejor.
  • Los accesorios están permitidos mientras no se vuelvan un estorbo para lograr un buen bronceado parejo (recuerda el punto 1) o para disfrutar del día, ¿cuántas perlas, diamantes, medallas, anillos, pulseras, esclavas y dijes se han tragado las olas? Si tiene un gran valor monetario o sentimental, no te lo pongas. Más vale prevenir que lamentar.
05
  • Mujeres, make-up en la playa: no. Se ve pesado, artificial, se corre y no puedes ponerte bloqueador encima sin acabar con cara de pastel. Si aún así sientes que lo necesitas, (y no estás exagerando) hay bloqueadores que vienen con base incluída. Busca la mejor marca, de preferencia una que sea hipoalergénica, y un tono que sea el más similar a tu tono de piel.
  • Sobra decir, y aún así algunas necesitan escucharlo, que las sombras, los eye-liners, blush, máscara (incluso las waterproof) y productos similares son innecesarios en la playa además que, según el sol y la humedad, te hará ver como un payaso derretido. Mantén los ojos sencillos y limpios, asegúrate que las cejas estén en orden; los rayos del sol dejan todo a la vista.
  • Procura mantenerte alejada del barniz de uñas obscuro. Sí, está de moda, pero en la playa el desgaste del pedicure y manicure es mucho más evidente, sin olvidar también que el look gótico que evocan estos barnices no va con el mood playero. Son mejores los colores naturales o brillantes, que además van perfecto con la piel bronceada.
  • Importante: sean tan amables de dejar sus zapatos de tacón en casa y las chanclas con tacón en la basura. No se ven bien y parecen pollos espinados cuando tratan de caminar con ésos en la arena.
06
  •  Hombres (todavía más importante) se les recomienda, señala, aconseja, pide, ruega que utilicen un traje de baño de su talla. Ni muy grande, ni muy chico; que todo quede acomodado como debe. No confundan las miradas confusas con admiración.
  • Por su propio bien, moderen sus productos para el pelo. Tip: si tu pelo permanece seco a pesar de múltiples sumersiones, usaste demasiado producto.
  • Mucho cuidado también con el calzado. Tenis de correr, crocs, chanclas enormes de piel, ninguno sirve. Apuesten mejor por unos flip-flops, alpargatas o top siders.

Arena.

07
  • Atención: las flip-flops se pierden antes de entrar a la arena, de por sí es bastante molesto que te llenen de arena, para que pase alguien corriendo a tu lado con las chanclas puestas y se arme un torbellino.
  • De igual modo, trata de sacudirte lo más lejos posible de las personas, recuerda que la arena se pega a la piel como engrudo cuando te acabas de poner bloqueador o bronceador. Si hay gente con toallas en la arena, camina lo más lejos posible de ellas, para evitar contratiempos de este tipo.
008
  • Las regaderas de la playa son para enjuagarte la arena, no para que te tomes tu tiempo, te des un baño y laves axilas, panza y pelo. La arena que se quedó dentro del traje de baño puede esperar a que llegues a tu casa u hotel. En serio.

Ruido, ruido, ruido.

09
  • Estas reglas bien podrían aplicar siempre, pero hagamos énfasis en la playa: las vacaciones también son un momento de relajación.
  • Bájale el volumen a tu celular lo más que puedas, si lo puedes poner en vibrar, mejor. A la hora de contestar habla en un volumen moderado o bajo, mantén tu conversación privada. Si es necesario, retírate y regresa cuando cuelgues.
  • Los radios, (¿quién tiene uno fuera del coche?) prohibidos en cualquier playa. Existen desde hace tiempo un aparatito llamado Ipod que mantiene el volumen y gustos de música.
  • Acuérdate que tu voz la lleva el viento, no hay necesidad de gritar (ahórrense el viboreo, por lo mismo). Y señora, si tiene algo que decirle a su hijo, por favor acérquese, no toda la playa se tiene que enterar que Juanito tiene que volver a ponerse bloqueador.

Abrazos besos y demostraciones de amor.

010
  • Enhorabuena si estás en una playa desierta con tu pareja, en caso contrario, guárdate el apapacho, beso, abrazo y nombres cariño-empalagosos tanto como puedas (haz el esfuerzo). También aplica para ponerse cachondamente bronceador el uno al otro (por favor, haz el esfuerzo).

Niños.

011
  • Mamás: cubran a sus hijos. No todos encuentran encantador ver a los niños sin ropa, menos conforme van creciendo. Aunque sea un pequeño short está bien.
  • A la hora de jugar o construir castillos y diversas fortalezas con la arena, llévenlos fuera del paso y lejos de donde puedan llenar a los vacacionistas de arena.
  • Papás: moderen el volumen de voz de los hijos. Sus voces son agudas de por sí.
  • Los niños llevan a la playa, por lo general, muchos juegos, y si otro niño toma los juguetes sin permiso el resultado puede ser bastante molesto. En este caso, mejor pedir permiso que perdón.
  • Si eres un fumador empedernido, trata de no hacerlo cerca de mucha gente, las playas tienden al ventarrón y la ceniza ajena en el pelo no es un accesorio muy codiciado, mejor aléjate un poco o pasa a una palapa o lugar donde el viento sople menos fuerte.
  • Los juegos de balón, frizbee, etc. se juegan siempre en un espacio abierto y lejos de los bañistas. Evita la pena de disculparte por haber noqueado a alguien.
  • El mar NO es una alberca (y ninguno es baño, de paso sea dicho). Toma tus precauciones y fíjate siempre en el color de la bandera para saber cuál es el estado del mar antes de meterte.
  • Hay seres que viven ahí, respeta su hábitat y no tires basura. Es tarea de todos cuidar la playa, si ésto te incomoda, mejor date un chapuzón en la alberca.

Estas son las reglas básicas, más toma en cuenta que pueden cambiar según el tipo de playa que visites: familiar, nudista, de fiesta, de relax, sólo adultos, con o sin mascotas… No te preocupes, sólo asegúrate de conocer las más importantes para evitarle a los demás y a ti un mal rato.

@NohartDesign