Cassandra Ciangherotti | Hotbook

Cassandra Ciangherotti

#HOTguide

El Principito de Antoine de Saint-Exupéry es una excelente excusa para explorar las múltiples definiciones que tiene la palabra viaje. Lo sabe la interrogada Cassandra Ciangherotti, que a su corta edad ha conseguido hacerse de un suelo firme en cine, teatro y televisión vislumbrando un futuro fascinante. No obstante, la carismática actriz quiere seguir arriesgando y explorar todo su potencial.

Bajo el mismo pretexto, Mabruk creó una alucinante pieza para enmarcar la plática y el retrato. Retomando las metáforas de Exupéry, el artista inventó un mundo donde la imaginación yace apaciblemente en forma de cordero y se come una rosa, símbolo universal del amor. El zorro, encarnando la amistad, escapa de la escena. Una novela corta escrita por un piloto viajero sobre otro menudo viajero. El rumbo de ésta plática nació justificado.

Si viajar es un proceso para significar las cosas, ¿cuál ha sido un gran aprendizaje fruto de un viaje?
Una de las cosas que aprendí en un viaje es que me gusta la compañía. Es padre viajar solo pero a la vez queda la sensación de que no sabes si lo inventaste; si fue real o no fue real. Pese a que es como un secreto que guardas para ti, creo que prefiero siempre compartirlo con alguien.

¿Qué es lo que más disfrutas de viajar?
La sensación de alejarme de todo lo que me rodea.

¿A qué le das más importancia cuando viajas?
Más que cualquier otra cosa, la cultura es lo que más me llama la atención; sobre todo el teatro de otros países.

¿Qué opinas del ser actriz en México?
Últimamente me he estado preguntando mucho eso. Creo que la cuestión no es si soy actriz en México. El proceso y el camino es: a mí me gusta la actuación, el camino. Descubro cosas y obtengo muchas respuestas de la vida en ese camino. No me importa si lo hago aquí o si lo hago en China.
Está la cuestión de seleccionar proyectos ¿no? Es muy buena hasta cierto punto, pero también siento que por ser muy selectivo te pierdes del estudio. Si no me pongo ahí en riesgo, entonces ¿a qué hora creces? Irte a la segura en tu selección de proyectos es muy fácil hasta cierta medida. Últimamente no me interesa irme a la segura.
Lo que importa es lo que importa, la pura esencia de las cosas. Si a ti te gusta actuar actúa. No te hagas más preguntas.