Colonias de México | Hotbook

Colonias de México

Comienza con un águila posada sobre un nopal devorando una serpiente. Siete siglos de historias que se expanden desde el centro hasta la periferia, atravesando canales, chinampas, bosques, ruinas, palacios, mercados y salones de baile. 21 millones de personajes a 2,240 m de altura, rodeados de volcanes, repartidos entre más de 4 mil colonias a lo largo y ancho de 1,500 kilómetros cuadrados. Ciudad mestiza, interminable, agotadora, fascinante. 

ACOLMAN
Puedes perderte por sus pasillos y patios, hallar al señor que restaura los muebles de las celdas, aquel que a contraluz barre la piedra vieja, admirar las figuras y las ausencias de su maravillosa pintura mural. Imaginar cómo se construyó como ciudad ideal, sentado en el césped de afuera, y así alejarte unas horas del ambiente urbano. Aunque también podríamos acudir durante las fiestas decembrinas, cuando el atrio y la capilla abierta son el escenario de La Adoración de los Reyes, considerada la primera obra de teatro mexicana.A

BOSQUE DE ARAGÓN

En la esquina del lado poniente del Bosque de Aragón hay otro oasis además del parque, que no solo hace referencia al verde, sino también al silencio. Su mampostería de concreto con diseños inspirados en la arquitectura maya y azteca provoca que alces la vista, o tal vez sea ese blanco casi cegador que pareciera llegar con algún tipo de canto. Richard Lines, un misionero estadounidense, recibe a diario visitantes deseosos por descubrir que hay en ese edificio.B

CENTRAL DE ABASTOS

Casi cualquier destino se descubre por sus mercados, pero en México, todo se intensifica. La devoción y la magia que existe también alrededor de la gastronomía, de las artesanías y demás productos que llegan de toda la república hasta estas 327 hectáreas, convierten a este monstruo laberíntico en una odisea. Cada pasillo tiene su luz y sus personajes, sus aromas, sus secretos y escondites, y es que son muchos los que dicen que no hay nada que uno no pueda encontrar en este lugar inagotable. C

ESTACIÓN PANTACO
El sonido del tren nos remite al viaje, al movimiento de lo exótico o hacia lo exótico, que en los de este país a veces implica trasladarse a otro estado. Entre el millón de contenedores que se movilizan al año también los hay de tierras lejanas. En los límites entre Tlalnepantla y Azcapotzalco hay un mundo que guarda por unas horas todo lo que más tarde se hallará en nuestras casas, en las tiendas o talleres, en nuestros paladares o en nuestros anhelos.E