COMPORTA, LA PLAYA QUE NO CESA | Hotbook

COMPORTA, LA PLAYA QUE NO CESA

A poco más de 50 kilómetros al sur de Lisboa existe un Portugal muy distinto al de la capital. En el entorno, y más allá, del exuberante, pero también melancólico río Sado, el tiempo transcurre con otro ritmo en pequeñas localidades como Comporta, el paraíso para los nuevos trendsetters. Se podría elegir a Hans Christian Andersen como guía y seguir las anotaciones que escribió durante el verano de 1866, cuando permaneció más de cuatro semanas con su amigo Carlos o’ Neill en la Quinta dos Bonecos, en la cercana Setúbal. El entorno no puede ser más grandioso, enmarcado por referencias como la Sierra de Arrabida, la Península de Troia, el parque natural del Sado o el Atlántico y tachonado con playas sin fin y docenas de barcos amarrados junto a pirámides de sal, que nos recuerdan que, desde los romanos, la economía de esta zona ha estado ligada a la industria conservera.

En este lugar predomina el olor a azahar (hay naranjos por todas partes), pero también hay otros aromas, como el del mar que se escapa tierra adentro.

Setúbal, es la puerta (así como Grândola), a donde volveremos después, es la puerta a lo que el mismo Andersen llamó ̈paraíso en la tierra ̈. Merece la pena explorar los tesoros que se guardan en el estuario del Sado. Es una de las reservas más importantes de Portugal, una sucesión de mar, río, bancos de arena, lagunas de agua dulce, áreas agrícolas, arrozales, playas desiertas y dunas sin fin, donde se han identificado más de 200 especies de aves y mamíferos. Andersen nos cuenta en su diario, con todo detalle, sus experiencias en el Sado que culminan con un viaje a Tróia, una península de 17 kilómetros de largo por 1.5 de ancho que el poeta latino Avieno llamaba Alcalá y que ahora se alcanza en menos de media hora a través de un modernísimo transbordador que parte desde el Puerto de Setúbal. Es un lugar mítico, lleno de contrastes.

Si fuera una descripción de Almeida Garrett, (uno de los escritores románticos que mejor supo retratar a Portugal), en Viajes por mi tierra, la descripción de Comporta podría comenzar de esta forma: “Érase una vez un pueblito de una pequeña región atlántica como el Alentejo (desde hace del sur) que exporta tranquilidad, campo, mar, pesca, sol y personas, que disfrutan de días largos y soleados, que hace morir de envidia al resto de Europa y la coloca en un permanente estado de deseo, que nos abre horizontes, porque el paisaje también es historia”.

Esta parte parece un espejismo de la costa alentejana. Casas de pescadores sobre la misma playa, con suelos hechos con materiales de la propia naturaleza. La sabiduría popular diría que son simples casas en la arena o en medio de los arrozales. Es el Portugal auténtico, de vida sencilla aunque muy elegante, el de la ecología, los pescados a la sal, el de los baños en aguas marinas transparentes con delfines. Aquí lo rústico se une al refinamiento de habitués como la princesa Carolina de Mónaco, sus hijos, Carla Sarkozy, Marisa Berenson, los Agnelli, Rockefeller, los Espíritu Santo, D’ Orey, Lauren Hutton, entre otros.

De lejos parece una playa, pero lo cierto es que son playas vírgenes entre otras. Cada una con su propia topografía. La razón para sentirnos atraídos por este lugar es la fuerza de las playas. No las hay mejores o peores, solo arenales infinitos con algunas trazas de maleza, que contrastan con las manchas verdes de los pinares y los azules del cielo y del mar. Caminos de tierra, una palmera aquí y ahí, arrozales que nos envían a Vietnam, oliveras con sus frutos abriendo sus ramas como si fueran parasoles grandes y bajos creando zonas de sombra.

comporta_galeria02

Por la noche, los bosques crepitan con el calor y el sonido de los grillos. Fértiles campos de cultivo muestran poderosos tomates, espárragos, alcachofas y lechugas gigantes.

Si Comporta fuera un película, (discúlpenme los lectores por gustarme tanto) podría titular- se la elegancia multicolor, un guiño a la trilogía Tres Colores del cineasta polaco Kieślowski. Esto, que en un primer momento podría parecer excesivamente simplista, pondría en evidencia en cuestión de segundos, toda la belleza de la paleta de color y esa mezcla de matices que da el glamour como resultado final. Siempre han encontrado aquí.

grandes nombres de la aristocracia mundial, de las altas finanzas internacionales y a diferencia de otros lugares de Europa y el resto del mundo, agobiados por los nuevos ricos, aquí el lema no es el frenesí de las discotecas, ni los excesos de la especulación inmobiliaria (todo es muy controlado y hay un pase de ingreso evaluado por un jurado muy exigente) es la liberalización social. Hay un aura de novela y pasión por el sonido de las cigüeñas, por la naturaleza, por los olores …

Comporta no tiene aeropuerto (cuenta con una pista de aviación privada) y por fortuna nunca lo tendrá. Tiene la ventaja de encontrarse a una hora de Lisboa por la autopista de Alcacer do Sal. También se puede llegar gracias al ferry desde Setúbal que atraca en Troia o bien por helicóptero desde Cascais o Lisboa como lo hacen los jeques y algún actor o modelo de la nueva ola.

Una tarde de primavera, otoño, verano o invierno, aquellos que planificaron con antelación, como yo, habrán reservado mesa en el Dinis de la playa, antiguo chiringuito donde el propietario Dinis servía el pescado que capturaba con su propio barco y que hoy es un must para los jetsetters internacionales low profile, para familias aristocráticas portuguesas y españolas que inundan cada vez más este lugar y que siempre se muestran sorprendidos. Pero ayer no fue igual a hoy, ni tampoco mañana.

PORTADA_comporta

EL AHORA

Con el éxito, la cabaña se ha ampliado con varias terrazas, aunque se mantiene su ubicación privilegiada. La gente sigue llegando con su look playero cool pero sofisticado para sentarse a contemplar psicodélicas puestas de sol y saborear un delicioso pescado a la sal, fabulosos arroces de marisco, almejas y gambas de la costa atlántica, con el fondo de un vítreo azul turquesa.

Durante el verano, habitualmente se experimenta la sensación envolvente del ambiente chic de Milán, se oye el acento de la aristocracia parisina más cool, se escuchan los altisonantes apellidos de españoles, los british de Chelsea o los millonarios brasileños, mezclados con otras nacionalidades, ya que

todos vienen aquí al encuentro de una gastronomía auténtica y de un estilo sencillo y silencioso. El restaurante Museo do Arroz tiene en su propietaria, Isabelinha, una anfitriona de peso y con grandes conexiones inter- nacionales del más alto nivel. Las caipiroskas más deliciosas y su particular cocina hacen que cada noche se convierta en un conglomerado de sensaciones y alegría contagiosa. En definitiva, consigue conservar como pocos, las auténticas vibraciones de la playa.

Hay una honestidad refrescante en este escenario de Comporta, una sensación de que, aunque conozcamos cuales son las playas, las prendas, la pose de moda, preferimos no darles la mayor importancia. Lo más importante no es el estilo o el glamour, sino las cosas simples y nada sofisticadas en cada momento (hay mucha sofisticación, pero no es exhibicionista) como el cielo plagado de estrellas, el mar con todos los tonos de azul, la copa de vino Rosado en la mano, el tranquilo paseo a caballo o a pie por la arena y la certeza de una noche con buen sueño. En definitiva es un lugar al que siempre se debe regresar.

[toggle Title=”Guía de Comporta”]

Pousada d.Afonso II

www.pousadas.pt

D. Alcacer do Sal,

T. + 351 265 613 070

Este antiguo castillo, habilitado como alojamiento, contempla si- glos de historia. En total tiene 33 habitaciones y 3 suites dotadas con numerosas comodidades.

Casas Na Areia

www.casasnaareia.com

D. Sitio da Carrasqueira T. + 351 934 418 316

Estas villas de alquiler, rústicas aunque llenas de charm y con detalles arquitectónicos típicos de la región, fundamentan el premia- do proyecto de los prestigiados arquitectos Aires Mateus. Estas casas aúnan barro, madera, paja y poesía. Principios básicos exigidos por la región con la idea de vivir bien con lo mínimo.

Uva do Monte

www.uvadomonte.pt

D. Lugar das Fontaínhas, RIC 67 Se localiza a 5 minutos caminan- do de la playa.

[/toggle]

[toggle Title=”Dónde comer “]

Museu do Arroz

www.restaurantemuseudoarroz.com

T. + 351 265 497 555

Isabelinha Carvalho y Toze

Pioneros en el arte del buen recibir, son los propietarios de este restaurante, verdadera institución en Comporta. Abierto en las instalaciones de una antigua fabrica de empaquetado de arroz. Aparte del entorno paisajístico, es un festival de sabores y aromas donde el arroz es el principal protagonista. Arroz de marisco, arroz de bacalao, arroz de pulpo, arroz de tamboril, pasteles de bacalao con arroz con tomate, pescados, caza y el delicioso arroz con leche.

Illha do Arroz (Praia da Comporta)

 www.restauranteilhadoarroz.com

De los mismos propietarios del Museu de Arroz, es su segunda casa en la playa de Comporta. Ensaladas, las famosas almejas a Bulhao Pato, mojitos, caipiroskas y muchas cosas más. Muy recomendable.

Restaurante O dinis (Praia do Carvalhal)

T. + 351 265 497 023

Version sofisticada del original chiringuito de la playa. El major pescado a la sal del mundo, el marisco más sabroso y el lugar donde el Rosado de Herdade da Comporta toma el relevo de Ruinart. Puestas del sol psicodolicas Museu do Arroz y deslumbrantes. Marisa Berenson, Carolina de Monaco, Jacques Grange, los principes de España se mezcan los actores de moda, Christian Louboutin, Diane von Furstenberg y las modelos aristocráticas como Bianca Brandolinni.

Restaurante Gervasio(Brejos de Carregueira)

T. + 351 265 497 557

Restaurante donde los aristócratas, jetsetters y famosos se mezclan con las tribus locales. Zumo de naranja recién hecho y los mejores pollos asados.

[/toggle]

[toggle Title=”Dónde Comprar “]

loja de Ca

D. Avenida 18 Dezembro

T. + 351 265 490 438

Marina Saldanha

Una de las mejores best dressed women del mundo by Vanity Fair nos descubre un mundo nuevo y lejano en Carvalhal. Sillas Acapulco de color negro, cestas de Marruecos, looks ibicencos, vellas de Cire Trudon, alpargatas de Pedro D’ Orey en todos los colores conforman el mundo imaginario, aunque real, de este bazar donde el buen gusto es una constante. Muy recomendable.

[/toggle]

Paseos a caballo con el Conde de Ribeira

www.cavalosnaareia.com