CUATRO CIÉNEGAS | Hotbook

CUATRO CIÉNEGAS

Había una vez… en el desierto de Cuatro Ciénegas

El valle se sitúa en el centro de Coahuila, a 740 metros sobre el nivel del mar. Tiene una superficie de cerca de 40 kilómetros de este a oeste y 30 de norte a sur. Para llegar hay que viajar aproximadamente cuatro horas hasta al centro de información de Poza Azul, desde donde parten todas las excursiones para conocer este lugar, que desde 2004, es Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

Un compromiso

La Reserva Natural de Cuatro Ciénegas, hoy es objeto de atención nacional e internacional. La no controlada extracción de agua de sus pozas y las escasas lluvias de los últimos años, han afectado la reproducción de la flora y fauna del lugar. Tanto ambientalistas de Coahuila, el gobierno y el Congreso de la entidad, así como las comisiones de Ecología y Medio Ambiente del Senado y la Cámara de Diputados, trabajan en conjunto para proteger el sitio, evitando a toda costa que se incluya entre las zonas en peligro de extinción del mundo. En un reciente foro organizado en la ciudad de Coahuila para analizar los problemas de esta reserva y buscarles solución, se evidenció la existencia de intereses empresariales por seguir extrayendo de forma irracional el agua de este Patrimonio de la Humanidad. Si la visitas, cuídala y apoya las iniciativas para su rescate y conservación. No dejemos que Cuatro Ciénegas desaparezca.

Qué hacer

Dicen que en Cuatro Ciénegas el tiempo no dio tregua, y se quedó, como los guías turísticos narran, intacto desde hace más de 300 millones de años. Los lugareños le llaman el “acuario del desierto chihuahuense”, porque el agua que cubría el planeta durante esa época, es la misma que se observa hoy. Su conservación se debe a la formación de pequeñas grietas en la tierra y que hacen posible este fenómeno.

Antes de entrar, a lo que muchos biólogos han llamado los únicos restos del origen del mundo, hay que saber que desde 1994 este valle es un Área Natural Protegida y santuario de ciento de miles de especies únicas en su tipo.

Panorámicas

El primer punto del recorrido debe ser el mirador de la localidad, donde yace una estatua de Venustiano Carranza, originario de Cuatro Ciénegas y ex presidente de México. La panóramica desde este punto es espectacular ya que está rodeado por la Sierra Madre Oriental, lo que será un deleite para los apasionados de la fotografía.

A unos metros de distancia del mirador, se ubica el ejido de San Juan de Boquillas y que es la entrada al corredor de Cuatro Ciénegas. Aquí los turistas pueden adquirir artesanías elaboradas de carrizo y madera de mezquite, que son hechas a mano por las mujeres de la comunidad; además de visitar su museo de sitio donde se exhiben utensilios y vestimenta de los indígenas que habitaron la región.

002

Cañón del Pedregoso

Ahora bien, dentro de los servicios que se ofrecen para conocer el sitio, está la renta de caballos que, por no más de 200 pesos, realizan recorridos guiados de cinco horas aproximadamente hacia el Cañón del Pedregoso a la zona de Las Dunas. Ambos tours también se pueden hacer a pie.

Cualquiera que sea la opción, la recomendación es hacer un receso para desayunar en alguno de los puestos de comida regional que rodean el corredor. Lo más típico es degustar los tacos de tortilla de harina de papa y de huevo con chorizo, que se hacen acompañar por salsas caseras.

Al iniciar la caminata se debe llevar una backpack con bloqueador solar biodegradable, botella de agua y un par de barras energéticas. Entre la vegetación endémica que se puede apreciar destaca: las flores de alicoche, la gobernadora, el sotol y las candelillas, ésta última es una especie de cáctus delgado con pequeñas flores color salmón en su punta.

El primer descanso se hace luego de andar tres kilómetros, la distancia perfecta desde donde se puede admirar, a pocos kilómetros de distancia, las paredes externas del Cañón del Pedregoso y cuyo interior está constituído de varias cuevas que en la antigüedad fueron el refugio de los indígenas. De hecho y como lo muestran testimonios de arqueólogos, la mayoría de los objetos que se encuentran expuestos en el museo de sitio, fueron descubiertos aquí, desde puntas de flecha hasta utensilios de cocina.

La caminata concluye en una de las cuevas conocida como “La de los Murciélagos”, emblemática por la gran cantidad de estos vertebrados que la habitan, y que durante el día se pueden ver dormir. En la zona existen más de tres diferentes tipos de murciélagos, los que se encuentran aquí son del tipo pinto.

El regreso se realiza a caballo para llevar al viajero hasta un paradero cercano a San Juan de Boquillas, donde están los establecimientos de comida y donde se preparan quesadillas con hongos, tacos de guisado a base de carne de puerco y pollo, y para beber, agua de frutas.

Las Pozas

En Cuatro Cienégas existen más de 200. Para conocerlas hay que trasladarse hasta el sitio de los Antiguos Mineros del Norte, a unos 45 minutos en auto desde San Juan. Este atractivo turístico es frecuentado durante todo el año por un nutrido grupo de biólogos provenientes de todo el mundo, gracias a la existencia de 23 especies endémicas de plantas y 54 de animales que incluyen cuatro de anfibios y reptiles, siete de crustáceos, ocho de peces, nueve de moluscos, una especie de insecto y cuatro de alacranes, todas estas sólamente existen aquí y en ningún otro sitio del planeta. Ésto, según afirman los guías, se debe a que el valle cuenta con características geográficas, hidrológicas, orográficas, climáticas, físicas y químicas especiales, que lo hacen ser el hogar de estas formas de vida.

El agua de las pozas es cristalina y tienen una profundidad de cinco metros. Su tonalidad es color azul zafiro y éso se debe a un mineral que está en el fondo del agua. Estas pozas se van creando por cuevas subacuáticas que hacen que se alimenten unas de otras de menor tamaño. Una de las más importantes es la Poza El Mojarral, que a diferencia de las demás es de color verde. Su nombre se lo dio el biólogo W.L. McKinley, quién al estarlas investigando, descubrió en 2001, la existencia de muchas mojarras endémicas habitándola.

Pero por lo que es más reconocido McKinley, es por descubrir los pequeños microorganismos depositados en el fondo del agua de las pozas, que son parecidos a los arrecifes de coral pero de color blanco, y que son las especies que realizaron la primer fotosíntesis que permitió el desarrollo de la vida en el mundo.

Si se desea, se puede nadar dentro de las pozas, quien lo haga debe hacerlo sin usar ningún tipo de bloqueador solar en la piel, porque este tipo de químicos dañan a las especies.

01

Las dunas

El área se ubica a unos metros de las pozas. A diferencia de otras dunas desérticas, éstas son de color blanco debido al sulfato de calcio que se encuentra en el suelo. Una leyenda cuenta que Coahuila, hace cientos de millones de años, perteneció al Mar Tetis, ahora conocido como el Océano Índico, y que al evaporarse, la sal se quedó en la superficie, para formar estas dunas.

Al explorar la zona se observan troncos de árboles transformados en esculturas de yeso, montañas gigantescas de arena donde algunos atrevidos visitantes se deslizan sobre una tabla o simplemente, aprovechan para recostarse y relajarse en ellas.

En la ciudad

Si se tiene más tiempo, una opción es regresar a Cuatro Ciénegas para visitar las Bodegas de Ferriño y Vitali, que cosechan vino desde 1860 y de manera artesanal. O bien, aventurarte a visitar el pueblo para adquirir dulces de leche, nuez y fruta, disponibles en los diferentes locales ubicados en su plaza central.

Datos

En las pozas de Cuatro Ciénegas viven los mismos tipos de microorganismos que habitaban la Tierra hace miles de millones de años.

Muchos científicos han acudido al lugar para aprender sobre la evolución de la vida primitiva en el planeta. También lo han visitado investigadores de la NASA interesados en la posibilidad de vida en otros planetas.

[toggle Title=”Cómo llegar”]

Desde la ciudad de México hasta Saltillo vía aérea. Al llegar tomar un transporte o rentar un automóvil para llegar hasta Monclova y tomar la carretera hacia San Buenaventura y en un par de horas más se llegará a Cuatro Ciénegas.

Clima

Su clima es muy seco, semicálido, con una temperatura anual entre 16ºC y 22ºC.

Cuándo ir

Todo el año es buena temporada.

Recorridos

Para ingresar a la reserva es necesario dar aviso a las autoridades de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp). En las oficinas de Conanp, los guardaparques proporcionan información sobre los sitios permitidos para visitar.

CONANP

D. Escobedo 200 Poniente, Centro. T.Teléfono: (869) 696 0987.

conanp.com.mx

[/toggle]

[toggle Title=”Dónde dormir”]

Villas del Desierto

D. Calle Cuauhtémoc esq. con Rayón s/n, Zona Centro
T. (869) 696 1151

Hotel Plaza

D. Hidalgo 202, Centro
T. (869) 696 0066

plazahotel.com.mx.

[/toggle]