ESTAMBUL | Hotbook

ESTAMBUL

Una gran parte de la historia de esta ciudad se encuentra en el distrito Sultanahmet, aquí se encuentran algunos de los monumentos más importantes, como la Mezquita Azul. Sin embargo, antes de visitarla, les recomendamos entrar primero al Hagia Sophia (Santa Sofía), la cual tuvo gran influencia en todas las mezquitas construidas por los otomanos. El actual museo fue construido originalmente como una antigua basílica ortodoxa. Su modesto exterior retrasa la grata sorpresa que espera en su interior, en donde el dorado y el azul decoran las inmensas paredes que nos transportan a la época bizantina.

Para continuar la visita solo hace falta salir del museo y verán la Mezquita Azul, a unos pasos de distancia, la única en la ciudad que posee seis minaretes. Al acercarse a ella (si corren con la suerte de visitarla durante los rezos) verán a los hombres lavándose los pies antes de entrar al lugar sagrado.

estambul_galeria05

Para respetar sus tradiciones uno debe quitarse los zapatos y, en caso de ser mujer, taparse el pelo. Su arquitectura mezcla elementos bizantinos de la cercana Hagia Sophia con una arquitectura islámica tradicional, miles de azulejos de cerámica hechos a mano con más de cincuenta diseños diferentes adornan su interior.

Palacio de Topkapi

El estilo de vida de los sultanes se puede apreciar en el Palacio de Topkapi, considerado como el Versalles de la dinastía Otomana. Rodeados por una muralla, los edificios que conforman el palacio albergan grandes tesoros de los sultanes. Desde la Sala de Armas y Armaduras, con espadas, corazas, escudos y ropas invaluables; hasta la Sala del Tesoro, una de las más visitadas, en la que se albergan piedras preciosas, como el diamante del cucharero (el quinto más grande en del mundo) y la famosa Daga de Topkapi, cuya funda tiene incrustaciones de diamante y una empuñadura con esmeraldas del tamaño de uvas. Dentro de esta sala se encuentra la Cámara de las Reliquias, en la que se encuentran algunas posesiones del profeta Mahoma. Uno de los edificios más bellos del palacio —y el mejor escondido— es el Harem, lo que solían ser las habitaciones reales, que eran destinadas a distintos usos: una para la madre del sultán, otras para sus esposas, concubinas, hijos y eunucos. Solo estas personas tenían el privilegio de entrar al Harem, un espacio muy especial dentro del palacio. Las leyendas cuentan que las mujeres del sultán tenían fama de ser las más bellas y, si hacían bien su trabajo, podían escalar posiciones y llegar a ser mujeres poderosas.

Aunque esto sea solo una leyenda, recorrer los pasillos del Harem nos transporta a las historias de Las mil y una noches.

portada01_estambul_

Cisterna Basílica

No todas las maravillas arquitectónicas se encuentran a la luz del día en esta ciudad, tal es el caso de la Cisterna Basílica (cuyo nombre en turco significa “palacio sumergido”). Se trata de una cisterna del tamaño de una catedral ubicada en una cámara subterránea; 336 columnas de mármol de nueve metros de alto sostienen el techo, cada una cuenta con su propia iluminación que, al reflejarse en el agua, crea una atmósfera única.

En uno de sus rincones se encuentran dos columnas muy especiales, cuyas bases tienen la cara de Medusa, ambas se encuentran orientadas hacia los lados y boca abajo. Su origen es desconocido, pero la leyenda cuenta que esto se hizo con el fin de anular los poderes de la gorgona, así que no tengan miedo y recorran toda la cisterna para llegar a ellas.

estambul_galeria03

Gran Bazar

Para adentrarse en los sabores y colores de esta ciudad es necesario visitar el Gran Bazar, uno de los más grandes en el mundo. Cuenta con más de 58 calles y 4000 tiendas. De un lado para otro se ve a decenas de hombres cargando charolas con pequeños vasos de té, una bebida típica de este país. Su sabor y aroma es muy fuerte, por esta razón se sirve en pequeñas cantidades. Por todo el Bazar encontrarán los pequeños vasos de té, atrévanse a probarlos, al igual que los dulces, cuya variedad sorprende en cada una de las tiendas. Los vendedores hacen hasta lo imposible para llamar la atención de los visitantes y, en cuestión de segundos, son capaces de identificar su nacionalidad. En mi caso, no pude evitar comprar unos dulces cuando el vendedor me dijo que en su tienda ofrecían “pilón” a todos los mexicanos. Las alfombras y las lámparas son algunos de los productos más bellos y vendidos en este lugar y, al igual que en México, deben utilizar sus mejores herramientas de negociación, ya que los turcos siempre están dispuestos a renegociar el precio de lo que venden.

estambul_galeria04

Una visita a este país nunca estará completa sin la experiencia de un baño turco. Empieza en un cuarto de vapor, para relajarse, seguido de un masaje (no hay un límite de tiempo, pero se recomienda una o dos horas para realmente sentir el cuerpo rejuvenecido). Estos baños son muy limpios y muchos de ellos se encuentran en antiguos edificios que le añaden un valor estético a la experiencia. Tal es el caso de Süleymaniye Hamam, un antiguo edificio que solía ser el baño de Solimán el Magnífico (sultán otomano), y actualmente es uno de los mejores baños en la ciudad.

Para darse una idea de lo que los sultanes consideraban hermoso de Europa, deben visitar el Palacio de Dolmabahçe. El primer palacio de estilo europeo, cuyo costo se estima en 35 toneladas de oro, 14 de ellas se utilizaron para adornar el techo del interior del palacio. Seis generaciones de sultanes vivieron en este hermoso edificio, ubicado a orillas del Bósforo. La familia real trasladó su residencia a Dolmabahçe, ya que el antiguo Topkapi carecía de los modernos lujos que ofrecíael nuevo palacio. Se divide en tres zonas: las habitaciones reservadas solo para los hombres llamadas Selamlık; el Muayede Salonu, consideradas ceremoniales y por último el Harem, las habitaciones reservadas para la familia del sultán.

La Escalinata de Cristal en forma de herradura doble (construida con cristal de Baccarat) es uno de los principales atractivos del lugar. Para visitar el palacio es necesario contratar un tour privado.

Los derviches giradores son una de las principales atracciones del país; en 2008, la Unesco los declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

estambul_galeria01

También conocidos como mevleví, estos hombres realizan una ceremonia de danza de meditación en la que giran sobre ellos mismos con los brazos extendidos, lo que simboliza la ascendencia espiritual hacia la verdad, acompañados por el amor y liberados totalmente del ego. La música de flauta y tambores los acompaña durante esta ceremonia, que puede llegar a durar horas. A través de la danza alcanzan el éxtasis. Esta ceremonia se ha realizado durante más de 400 años.

Una de las mejores formas de ver la ciudad es en un paseo en barco por el Bósforo, el estrecho que divide Estambul y conecta el mar Negro con el mar de Mármara. Se popularizó a principios de 1800, cuando los sultanes comenzaron a construir sus propiedades en las orillas, es por ello que los paseos son una gran opción, ya que se acercan mucho a ellas y se pueden observar con detenimiento.

También se pueden ver las casas de madera otomanas y las mezquitas. La mayor parte de las residencias en el Bósforo cuenta con entradas frente al mar que datan de hace cientos de años, cuando los barcos se movían con remos. Villas de pescadores, monumentos arquitectónicos, los mejores restaurantes y bares conforman el estrecho. La mejor hora para realizar el paseo es al atardecer, cuando los rezos se escuchan por toda la ciudad y despiden el día.

GUÍA DE ESTAMBUL

[toggle Title=”DÓNDE DORMIR “]

Hotel Kempinski

Hace muchos años fue el hogar de los sultanes del imperio otomano. Sus suntuosos cuartos cuentan con una vista privilegiada del Bósforo.

kempinski.com

D. Çiragan Caddesi 32, Besiktas

T. 90 212 326 4646

Hotel Empress Zoe

Ubicado a unos pasos de distancia de la Mezquita Azul, este íntimo hotel de 25 habitaciones solía ser una casa de baños.

emzoe.com

D. Akbiyik Cad. 10, Sultanahmet

T. 90 212 518 2504

[/toggle]

[toggle Title=”DÓNDE COMER”]

Hamdi

Su especialidad es el köfte (albóndigas de ternera). Prueben las de pistache, un sabor muy peculiar. Cuenta con una terraza Ideal para cenar.

hamdi.com.tr

D. Tahmis Cad KalcIn Sok 17

Eminonu

T. 90 212 528 0390

Asitane

Uno de los pocos restaurantes de comida clásica otomana. Su especialidad son las entradas, como el hummus, preparado como se hacía en los palacios reales en el siglo XVI.

asitanerestaurant.com

D. Kariye Camii Sokak 6, Edirnekap

T. 90 212 635 7997

[/toggle]

[toggle Title=”QUÉ HACER”]

Reina

Durante el día funciona como restaurante a orillas del Bósforo. Conforme la noche empieza a caer, yates con jeques árabes empiezan a llegar y el lugar se convierte en uno de los bares más chic de la ciudad.

W.  reina.com.tr

D. Muallim Naci Caddesi 44 Ortakoy

T. 90 212 259 5919

Cisterna Basílica

D. Yerebatan Caddesi 13, Sultanahmet

T. 90 212 522 1259

La Mezquita Azul

D. Distrito Sultanahmet, a 20 km del aeropuerto internacional.

Hagia Sophia

D. Distrito Sultanahmet frente a la Mezquita Azul

Süleymaniye Hamami

D. Mimar Sinan Caddesi 20,Süleymaniye

T. 90 212 519 5569

M. info@suleymaniyehamami.com.tr

Palacio Dolmabahçe

D. Visnezade Mh. 34357 Besiktas

T. 90 212 236 9000

[/toggle]