Holbox | Hotbook

Holbox

#HOTweekend

Algo que no pocos viajeros experimentados dicen es: “No hay playas como las de México”. El patrimonio natural del país es privilegiado; su diversidad de flora y fauna, verdaderamente única. Un ejemplo perfecto de ésto es la isla de Holbox, en Quintana Roo. Manglares, barracudas, tiburones, flamingos rosados, arenas blancas, pintorescas casas de madera y un buen descanso son algunos de sus atributos.

Su naturaleza es protagonista y como es de esperarse, forma parte desde 1994 de la reserva Yum Balam, establecida para la protección de flora y fauna de 154,000 hectáreas del territorio quintanarroense. Holbox ha logrado alejarse de las hordas de turistas a favor de permanecer un lugar de equilibrio y descanso, un lugar para ir a renovar fuerzas y encontrarse con la naturaleza y uno mismo.

galeria1_portada

DÓNDE QUEDARSE

Dotado con una maravillosa locación, rodeado del verde esmeralda de la jungla y acariciado de la suave brisa caribeña, Las Nubes de Holbox es el lugar en donde el cielo abraza al mar. Al estar rodeado de tan imponente naturaleza, el hotel ha sabido crear cada espacio como un lugar desde donde se pueda observar la flora y fauna de la región.

El Hotel boutique, único en su clase, pone a la disposición de sus huéspedes 21 amplias habitaciones entre: Private Sea Front View Bungalow, Premium Pool View Bungalow, Garden View o Sunset View Junior Suite y La Master Suite Las Nubes.
Las habitaciones cuentan con una decoración simplemente elegante, hecha con materiales de la región. Su decoración se esfuerza por evocar la sensación de una casa de playa propia: íntima, privada y cálida.

Visitar la isla es escapar de la realidad y del tiempo para vivir el aquí y el ahora.