Katsumi Kumoto | Hotbook

Katsumi Kumoto

Tori Tori es el espacio donde se unen la más pura y artística gastronomía japonesa y los ingredientes más frescos. Hoy, es una historia de éxito, pero no siempre fue así. Tanto el primer restaurante como su chef, el Dr. Katsumi Kumoto, llevan un largo y arduo camino recorrido, bañado con talento y auténtica pasión por la cocina, que hoy ya no es una sola y sí, tres historias de éxito.

¿Cuál es la historia de su vida?
¡Es muy larga! Ya voy a cumplir 47 años en México; vine de Japón a los 24. En Japón terminé la carrera de Filosofía y Letras y luego vine a México. Mis paisanos que vivían aquí me recomendaron que estudiara la carrera de Cirujano Dentista; entonces, un año después de haber llegado, me metí a la UNAM y empecé como dentista.

Una de las cosas que más me gustaba era cocinar, era mi hobby más grande. Incluso teniendo cargos en la universidad o en la salubridad, el fin de semana me dedicaba a cocinar en casas de amigos o de gente que me lo pedía. Así que dije: “Voy a poner un restaurancito”. En esa época mi exesposa y yo planeábamos y discutíamos qué estilo y tipo de comida íbamos a hacer. Hay muchas ramas en todas las comidas. No se puede abarcar todo. A mi exesposa le encantaba el pollo; a mí, no, nunca lo comí…

¿Cuál es el viaje que más ha disfrutado?
Fuera del país, a Japón. Mis viajes anuales a Japón son los que más disfruto. Dentro del país, a Cancún.

¿Qué es lo que más le gusta hacer en su tiempo libre?
Cocinar. Antes jugaba tenis o golf, pero mis compañeros ya se fueron. Uno a Estados Unidos, otro, más arriba. Y con el divorcio, menos. El golf es muy social, no es como el maratón.

¿Qué significado tiene, en el sentido culinario, México para usted?
Personalmente, me encanta. Considero que las tres grandes comidas del mundo son la francesa, la china y la mexicana. La japonesa no le llega a esas tres. Lo que pasa es que la mentalidad de todo ser humano ahora es: menos grasa, menos azúcar, menos sal, menos condimentado. Eso favoreció mucho a la comida japonesa.

¿Nunca estudió cocina? ¿Dónde aprendió a cocinar?
Con mi mamá, desde muy chico amo la comida.