Mantarraya y el cine mexicano | Hotbook

Mantarraya: Y su lugar en la industria del cine mexicano

Mantarraya es una de las propuestas cinematográficas más importantes que tiene el país; no solo por el estilo único e independiente que caracteriza a esta productora y distribuidora, sino porque están contribuyendo de manera esencial al crecimiento del cine en México. Establecidos desde 1998, el proyecto nació de la necesidad de crear un cine que fuera más allá de los temas comerciales típicos a los que estaba sujeto el público en el país. Jaime Romandía y Pablo Alderete son las mentes detrás de este proyecto que, en 2002, se estrenó con el primer filme de Carlos Reygadas, Japón, y quien posteriormente se sumaría al proyecto, integrando a su productora NoDream Cinema. Desde entonces no ha dejado de caminar fructuosamente hacia el éxito. Este equipo de productores y realizadores cinematográficos ha logrado posicionar al séptimo arte mexicano en un sitio importante a escala internacional, como es el ejemplo de Heli, de Amat Escalante, quien ganó el premio a Mejor Director en el Festival de Cannes en 2013.

Lo que comenzó siendo un proyecto pequeño se convirtió en una productora independiente que se ha consolidado como una distribuidora a nivel internacional. La empresa se compone de tres diferentes áreas: Mantarraya (producción), ND Mantarraya (distribución) y NDM (ventas internacionales). ND Mantarraya se creó con la finalidad de distribuir al máximo los propios proyectos de la productora, así como para traer productos internacionales que difícilmente se exhibirían en salas mexicanas, además de potenciar el talento de directores nacionales a los que no se les ha dado una plataforma de mayor alcance mediático. En 2012 Mantarraya Producciones y NoDream Cinema crearon NDM, que se dedica exclusivamente a las ventas internacionales. Iniciaron con el pie derecho, pues la primera película en su lista ganó el premio a Mejor Director en Cannes con Post Tenebras Lux, de Carlos Reygadas.

No es una sorpresa que esta mitad productora y mitad distribuidora ganara también el año pasado el premio Rentrak por su aplastante crecimiento durante los dos últimos años. Rentrak es la empresa estadounidense que mide el éxito taquillero a nivel mundial y jamás había otorgado este reconocimiento a una distribuidora independiente.

Vivimos en un mundo en el que las grandes producciones se manejan por los enormes pilares de la publicidad y la venta, Mantarraya se ha mantenido constante dentro de este sello distintivo de calidad que los caracteriza, contando historias sensibles e inteligentes, aunque esto signifique reducir su audiencia en comparación con la del cine comercial. Una vez que se entiende la capacidad y rapidez con la que ha crecido este proyecto es inevitable preguntarse cómo es que se han mantenido tan firmes en su misión, pues es esta firmeza en sus valores lo que les ha permitido estar parados en este sector de calidad cinematográfica alrededor del mundo. Invitados como vendedores y compradores cada año en Cannes, son responsables en gran medida del cine que se está viendo hoy por hoy en nuestro país.

Este año Mantarraya trajo películas como La vida de Adèle y Amour. Es una realidad que el cine de arte está creciendo cada vez más en México y que la gente está pidiendo contenidos de mejor calidad. En los últimos años este tipo de propuestas, además de ser exhibidas en la Cineteca y en salas independientes, han sido recibidas de manera positiva en salas como Cinemex y Cinépolis. La apertura de estas macroempresas hacia proyectos no necesariamente dirigidos al mainstream, se ha logrado, en gran medida, gracias a productoras de este tipo que demuestran que el público mexicano está listo para este cine.

Otra de las cualidades importantes a subrayar sobre Mantarraya es que no pretende estar casada con un solo tipo de cine. Cadereyta Films es parte del grupo y produce contenido de animación principalmente dirigido a niños, lo que hace de la productora un circuito de contenido fílmico para todas las edades.

Gracias a la conversación que mantuve con Leonardo Cordero, director de distribución del grupo Mantarraya —quien me recibió con un trato amable y relajado—, conocí a fondo la visión que tiene la empresa. Una de las cosas que le pedí fue que me hablara de Mantarraya como si fuera una persona y su conclusión fue que probablemente sería una mujer independiente sin pretenciones, sofisticada y abierta. Me alegró salir de las oficinas de Mantarraya con la certeza de que hay un futuro lleno de posibilidades para el cine mexicano.

Mantarraya recomienda este verano/otoño:
Niño de piedra que se estrenará en 2014. Con dirección colectiva de Miguel Ángel Uriegas, Miguel Bonilla Schnaas, Jaime Romandía y Pablo Aldrete.
Festivales consentidos de Mantarraya:
Cannes
FICM
Festival de Cabo
BAFICI
Sundance