Martine Assouline | Hotbook

Martine Assouline

Prosper y Martine Assouline crearon en 1994 esta editorial con la visión de ser la primera editorial de lujo enfocada en la cultura. Assouline es conocida mundialmente por sus objetos y accesorios únicos de biblioteca, así como por sus libros coffee table de moda, arte, arquitectura, fotografía, diseño y viajes.

Assouline comenzó a crecer rápidamente, lo que llevó a Prosper y a Martine a mover las oficinas centrales a Nueva York. Abrieron su primera boutique en París en 2005 y tiempo después se expandieron a ciudades como Londres y Seúl. Estas exclusivas boutiques, además de sus libros, ofrecen colecciones de diseño de interiores Assouline, con elegantes muebles, alfombras, objetos de arte, escritorios y demás accesorios personalizados para crear un estilo contemporáneo y chic.

En el marco de la primera edición del Women’s Forum for the Economy and Society México, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Martine Assouline, ejemplo de entrepreneur, talento y trabajo para alcanzar la cima en la que se encuentra el día de hoy, y por supuesto, promotora de la equidad de género alrededor del mundo.

Cuéntanos un poco sobre la historia de Assouline, ¿cómo llegó a ser la gran marca que es hoy en día?
Es una larga historia con muchas etapas diferentes, pero creo que se debe a una mezcla entre un nuevo estilo editorial, un buen savoir faire, curiosidad, pasión por el conocimiento y por último, pero no menos importante, mucho trabajo. También, sin duda alguna, la buena pareja que somos Prosper y yo: somos muy diferentes y complementarios, pero tenemos los mismos gustos y valores, lo que naturalmente nos puso en la misma dirección.

¿Qué es lo que diferencia Assouline de cualquier otra editorial?

La mayoría de las editoriales trabajan bajo un sistema de negocios basado en compra y venta de libros para otras editoriales en distintos países. Se reúnen dos veces al año en las ferias de Londres y Frankfurt. Luego ponen su logo en libros hechos por alguien más. Al principio, nosotros comenzamos de esta manera. Después, cuando nos dimos cuenta de que la mayoría de nuestras creaciones fueron compradas por importantes compañías americanas, británicas y alemanas, decidimos empezar a trabajar de manera diferente y asumir el riesgo de lanzar nuestro nombre en América. También, la mayoría de los editores tratan con muchos empleados freelance. Nuestra forma de traba- jar es moldeando profesionales al estilo de Assouline y continuar creando todo en casa.

¿Cómo es que Assouline ha logrado mantenerse al día con las nuevas tecnologías y el cambio de impreso a digital?

Una nueva tecnología no mata a la otra; conviven entre ellas, como barcos y aviones. Solo abren más opciones de las que tenemos. Seguimos creando belleza a través de libros porque es lo que amamos y lo que sabemos hacer. Me encanta inspirar a la gente y ofrecerles un momento de paz y de descubrimiento, más aún hoy, en un mundo que es cada vez más virtual.

Además de su contenido, un libro es un objeto que vive en tu entorno, y los momentos sensuales de tocar el papel, escuchar el sonido de las páginas pasando, incluso oler el papel, todo eso es lo más importante para mí. Nuestro hijo, Alexandre, está muy orientado a la mercadotecnia y a las nuevas tecnologías. Recientemente, comenzó a ayudar a la empresa a crear una experiencia de marca a través del e-commerce.

Comenzaste trabajando como modelo, un trabajo muy diferente al que tienes hoy en día. ¿Cuándo y cómo decidiste cambiar tu trayectoria profesional y por qué decidiste dedicarte a esto?

Ser modelo, más que una opción, fue una forma de organizar mi vida. A los 24 años, siendo madre de un niño muy pequeño (Sebastien que está hoy a cargo de Assouline en Europa), me separé de mi esposo y me fui a París. Fui modelo durante menos de un año; aun cuando me estaba yendo muy bien y estaba ganando dinero fácilmente, el modelaje nunca fue para mí.

Cuéntanos un poco sobre tu experiencia y colaboración en el Women’s Forum para la Economía y Sociedad.

Es algo nuevo para mí. Espero con ansias poder conocer gente nueva y descubrir nuevas ideas. Contribuir, aunque sea de una manera pequeña, con mis experiencias y mi manera de entender al mundo.

Trabajas junto con tu esposo, Prosper, ¿de qué manera contribuye cada uno a la empresa?

Prosper es una persona sensacionalmente visual, es el mejor director de arte que conozco, así que él me enseñó todo. Yo soy mucho más racional y literaria. Él es un verdadero visionario, más estratégico. Pero como con cualquier socio, no tenemos límites estrictos en nuestros trabajos, todo depende de las situaciones y los estados de ánimo.

La promesa de Assouline es vender “los libros más sofisticados del mundo”, ¿cuáles son las características más importantes para calificar un libro como “sofisticado”?

Somos una editorial de nicho y nuestro tipo de cliente es generalmente sofisticado; me refiero a gente que sabe lo que hace a un buen libro, gente culta en busca de más cultura en sus vidas, que tienen un ojo refinado.

¿Cómo es el proceso de selección de nuevos libros? ¿Quién es responsable de elegir nuevos títulos?

Durante años, solo fuimos Prosper y yo reaccionando a personas, lugares y nuevos descubrimientos. Ahora queremos incluir a nuestro equipo creativo, especialmente cuando no estamos seguros de algo.

Después de elegir uno, ¿cuál es el proceso creativo por el que pasan para elaborar cada libro?

Se hace una investigación extensa sobre el tema, nos sumergimos y nos llenamos de él para luego crear la dirección de la obra, que es la parte más importante. Luego viene la elección del autor, del fotógrafo, de las ilustraciones, y el proceso de involucrar a todo el equipo en distintas etapas, como si fuera la producción de una película.

Las librerías han luchado por mantenerse en pie, pero Assouline cuenta con un modelo de negocio que pretende abrir tiendas de libros. ¿Por qué es importante para la marca y qué hacen diferente para tener éxito en este ámbito?

Descubrimos nuestra base de clientes en 2003, cuando el CEO de Bergdorf Goodman entendió la visión de Prosper de crear la primera marca de lujo basada en cultura y estilo de vida. Nos dio un hermoso espacio en el séptimo piso del icónico almacén, en el departamento de regalos, y ese espacio fue un éxito desde el primer día. La gente pudo ver todas nuestras creaciones juntas por primera vez, les gustó mu- cho nuestra presentación y todos los objetos para bibliotecas que habíamos creado con Chanel, Goyard, Andrée Putman. Desde ese día, supimos que íbamos en la dirección correcta.

¿Cuáles son los próximos planes de Assouline?
Estamos aumentando nuestro alcance de diseño de interiores trabajando en proyectos internacionales en China y en Dubai para los desarrolladores que quieren nuestro estilo y experiencia. En el pasado hemos aceptado algunos proyectos de bienes raíces de lujo para crear Culture Lounges, para edificios en América. Actualmente, estamos trabajando en un proyecto de lujo muy interesante en el Club de Surf, en Miami. Nos gusta trabajar con personas que tienen un sentido de calidad y quienes piensan que la cultura no es tan solo una palabra.

¿Nos podrías nombrar 5 de tus libros favoritos de Assouline?
Los que más me han inspirado por el tema, el autor o la fotografía son: Cecil Beaton, The French Riviera in the 1920s, Swans, Dolce Vita Style, The Impossible Collection of Fashion. También, The Impossible Collection of Art y, más recientemente, Hair y Frida Kahlo.

assouline.com