NUEVE SEMANAS Y MEDIA | Hotbook

NUEVE SEMANAS Y MEDIA

Baby take off your clothes real slow
Take of your shoes, I’ll take off your shoes
Baby take off your dress, yes, yes, yes
Joe Cocker

La vida sexual no se limita solamente a lo físico. La idea del erotismo y de la sexualidad, es más compleja, no tiene que reducirse a la cama. Puede darse en la vista, con una mirada o un parpadeo; o en los juegos, en los coqueteos, en los movimientos de cadera, en esos pequeños instantes.

Kim Basinger y Mickey Rourke encendieron las pantallas de los cines al protagonizar algunas de las escenas más apasionadas de aquellas décadas en Nueve semanas y media, una historia de amor tan extrema que fue considerada la obra erótica por excelencia de su época, dejando un recuerdo imborrable en el público cinéfilo.

NUEVESEMANASYMEDIA1

Culpable de deliciosas taquicardias y de cataclismos hormonales en la mayoría de los adolescentes ochenteros, Nueve semanas y media, dirigida por Adrian Lyne (Flashdance, Fatal Attraction, Indecent Proposal) y escrita por Zalman King (Red Shoe Diaries) y basada en la novela de Elizabeth McNeill, narra el romance entre una galerista y un misterioso yuppie. Dos personas cultas, civilizadas e independientes, que se encuentran por casualidad en la ciudad de Nueva York. Totalmente libre tras su divorcio y dueña de una belleza sobrecogedora, Elizabeth, como un mandato del destino, conoce a John, un hombre por el que se siente irremediablemente atraída, un baladrón y bravucón que la inquieta hasta lo indecible. Casi al instante, inician una relación marcada por una elevada actividad amatoria. John y Elizabeth no son dos tórtolos de comedia musical, cursis hasta el empalago; más bien, a medida que pasan tiempo juntos, emprenden juegos de seducción, tan elaborados y sofisticados, que hacen que se pierdan en los abismos de la lujuria. John, de envidiable arrojo galante y seductora insolencia, sabe que tiene a Elizabeth derrotada, toda suya, y entonces, desatando al perro de la curiosidad, la conduce al absoluto descontrol de su cuerpo y de su mente.

NUEVESEMANASYMEDIA2

A treinta años de su estreno, Nueve semanas y media es recordada por varias de sus escenas ya clásicas en el séptimo arte que han sido copiadas alrededor del mundo por amantes amateurs ávidos de una noche procaz. La prensa especializada declaró algunas como “demasiado reales”: la parte en la que Kim Basinger se masturba en el trabajo, o cuando la pareja sacia sus ansias libidinosas en las escaleras de un callejón bajo la lluvia; o cuando, semidesnuda y sentada frente a la puerta abierta de un refrigerador, la bella rubia con ojos cerrados se deja querer por Rourke, que le da a probar toda una serie de alimentos (gelatina, chocolates, fresas, chile, leche, agua mineral), para terminar vertiéndole miel sobre la lengua y las piernas. Todas fueron rodadas con estética de videoclip por Lyne, y con una acertada selección de canciones de muy buena banda sonora, como por ejemplo, aquella con la que Elizabeth le realiza un striptease a un muy atento John, prodigando sonrisas e inclinaciones de cadera, prometiéndose toda con el cuerpo a ritmo de “You can leave your hat on” del gran Joe Cocker.

NUEVESEMANASYMEDIA3

Se rumora que Lyne le ofreció el papel de Elizabeth a las actrices Kathleen Turner, Isabella Rosellini y Terri Garr, pero a ninguna de ellas le interesó interpretarlo, por lo que llegó a manos de la por entonces treintañera Kim Basinger, que lo aceptó de inmediato, sin imaginarse en la mítica bomba sexy en la que se convertiría. También se dijo, durante la promoción de la película, que el director prohibió que los protagonistas, Mickey y Kim, se conocieran antes de comenzar a filmar.

NUEVESEMANASYMEDIA4

Nueve semanas y media tuvo un costo de 17 millones de dólares, y aunque fracasó en la taquilla norteamericana, meses después su venta y su alquiler batieron todo tipo de récords, figurando así entre las cintas más famosas del cine erótico.

NUEVE SEMANAS Y MEDIA5

Texto por: Santiago Osio Méndez
Foto por: Juan Carlos G. Guerrero, Kika Estudio
Hair and makeup: Lucía Fraga