Rodrigo Prieto, Silence | Hotbook
http://hotbook.com.mx/wp-content/uploads/2017/04/portada211.jpg

Rodrigo Prieto, Silence

Rodrigo Prieto realizó sus estudios de cinematografía en el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC). Con 52 años de edad, este fotógrafo y cineasta mexicano ha sido ya cinco veces ganador del premio Ariel por su trabajo en las películas Sobrenatural, Fibra óptica, Un embrujo, Amores Perros y Biutiful. Por otro lado, ha sido nominado a los premios BAFTA por Babel, de Alejandro González Iñárritu, y dos veces nominado al Oscar a Mejor Fotografía por Brokeback Mountain, de Ang Lee, y de nuevo por su trabajo más reciente en Silence, de Martin Scorsese.

Además de Silence, Prieto ya había trabajado con Scorsese en The Wolf of Wall Street, y también lo ha hecho para otros grandes directores como Pedro Almodóvar (Los abrazos rotos), Oliver Stone (Alejandro Magno), Spike Lee (25th Hour) y Ben Affleck (Argo).

Silence, es un drama histórico situado en el siglo XVII que relata el viaje de dos sacerdotes jesuitas portugueses a Japón en busca de su mentor, quien ha cometido apostasía después de haber sido perseguido y torturado. Está basada en la novela homónima del escritor Shusaku Endo, que Scorsese leyó hace alrededor de 30 años y, desde entonces, había querido llevarla al cine. Rodrigo, nos cuenta un poco sobre el rodaje, la importancia del mismo en el contexto actual y sus planes a futuro.

foto11

Hoy en día tienes una impresionante trayectoria, pero ¿qué obstáculos enfrentaste para que creyeran en tu trabajo en Hollywood?

No sentí grandes obstáculos. Tuve la fortuna de que Amores perros y Un embrujo se conocieran a nivel internacional, y eso me ayudó a darme a conocer. Me fueron saliendo varias películas a raíz de estas, y por la diferencia de fotografía entre ambas no fui encasillado. He tenido la suerte con ese tipo de variantes.

¿Qué hace a un buen fotógrafo?

Lo más importante en la fotografía es decidir qué pones en el cuadro y dónde lo pones dentro del cuadro, esa es la composición. Todo es punto de vista, entonces tienes que escuchar esa voz dentro de ti: qué te gusta, qué no te gusta, qué te molesta. Vas desarrollando esa sensibilidad de escuchar y es cosa de hacerle caso.

foto22

¿Qué responsabilidad sientes de levantar la voz como mexicano ante la actual situación política?

Tiene mucho que ver con el tema de la película, en realidad. Los líderes en Japón tomaron esa postura porque temían que la religión fuera una forma de colonialismo. Es algo que sabemos que es cierto y que al final nosotros vivimos. Por eso me parece tan relevante el tema de la película. Y es importante que la película lo retrata como es, en donde no hay buenos ni malos, porque es según el punto de donde se vea. Yo, personalmente, no planeo hablar directamente de política; creo que el arte habla por sí solo, y por eso me interesa promoverla. Hay que hablar de segregación, colonialismo y la separación de las culturas.

foto33

¿Qué caracterizó el proceso de esta producción en particular?

Especialmente en la preproducción sufrimos bastante porque hubo momentos en los que pensamos que no se hacía la película. Es una película independiente, entonces no teníamos recursos ilimitados. Fue un proceso difícil y como es una película que Scorsese ha querido hacer por tanto tiempo, el que se cayera era una posibilidad dolorosa. Finalmente lo logramos, gracias a Gastón Pavlovich en realidad, y fue un alivio. El proceso de producción fue complejo, lleno de retos, pero lo disfruté muchísimo. Una vez que arrancamos fue muy emocionante.

En tu trabajo ¿qué tanto te involucras en la historia que se tiene que contar?

El trabajo de preproducción siempre es muy importante en cualquier película y en Silence en especial. Empecé el proceso de scouting muchos meses antes de iniciar el rodaje, cuando me tocó ir a Taiwán en el primer viaje. Hice una visita –sin Scorsese, que ya había ido–, con el diseñador de producción Dante Ferreti, a ver las posibilidades de locaciones, a sentir el lugar, en fin. Y luego, claro, todo el proceso de investigación de la época, de Japón, de Macao. Después, el trabajo ya creativo de imagen, de investigación de cómo lograr meternos en la mente de los personajes a nivel visual. Es un trabajo muy grande y Scorsese, en particular, permite que su equipo le proponga locaciones y una serie de ideas que él va decidiendo. La preproducción con Scorsese resulta mucho más participativa que con otros directores, y yo disfruto muchísimo poder preparar con gran anticipación la película.

foto44

¿Cómo describes trabajar con Martin Scorsese en el set?

Scorsese tiene un lenguaje cinematográfico muy característico: movimientos de cámara rápidos y fuertes. Sin embargo, no fue así con Silence. Cuando empezamos a hablar sobre cómo darle el look a la historia, él me compartió que no sabía si filmarla como está acostumbrado y como le sale naturalmente, o hacer algo mucho más silencioso a nivel visual. Finalmente, decidió que era esto último lo que le correspondía a esta película. De pronto, hay movimientos de cámara, pero muy de vez en cuando, entonces, cuando ocurren, tienen una relevancia mayor. Esto no significa que no fuera un reto; de hecho, creo que fue más difícil. Al tener la cámara estática, el trabajo de iluminación tiene que ser mucho más cuidadoso, porque estás más tiempo viendo el plano, entonces puedes cuestionar cualquier error.

foto55

¿De dónde llega la inspiración para este gran proyecto?

La primera conversación que tuvimos fue acerca de la fe. Scorsese me compartió que a lo largo de su vida este tema lo ha movido mucho, así como su relación con la religión. Yo tomé la película como una oportunidad para meditar sobre qué significa para mí la fe, o la pérdida de la fe. También para mí, como mexicano, fue interesante estudiar la imposición de una religión y una cultura sobre un pueblo dominado, ya que al final nosotros somos resultado de esto.

La primera inspiración fue pensar qué queremos contar y qué quiero explorar yo como persona, no como fotógrafo, pero una vez que comenzamos a visualizarla empecé a cuestionarme cómo estos padres jesuitas verían el mundo. Hoy en día, tenemos muchas referencias visuales, pero en ese entonces solo tenían el arte, así que me inspiré en el barroco de España y Portugal para la iluminación y la composición, pero también la cultura japonesa es importantísima en este tema, entonces la película cambia hacia una coloratura más dorada inspirada en los biombos japoneses del siglo XVII.

foto88

¿Todo se filmó en locaciones o también se hizo en sets?

Todo fue en locación, excepto algunos interiores de las chozas en Japón que reprodujimos en sets, al igual que el principio en Macao. Hay una escena en una iglesia que también se construyó, y hubo algunos sets de exteriores, como las grandes escaleras de una de las primeras tomas. Todos los pueblos que se ven, se construyeron después de escoger los lugares.

¿La filmación en locación representó algún reto en particular?

La película da la sensación de estar en el lugar. Hubo un proceso de investigación y asesoría por expertos japoneses. Las locaciones, los vestuarios, la luz, todo fue muy cuidado. Pero hacer la película en estos lugares le da una vivencia al espectador de estar ahí, porque realmente es táctil. Sentir la lluvia, la neblina, todo eso se siente. Algunas partes las hicimos en foros, algunos interiores de chozas o la iglesia, y construimos algunas escenografías, pero principalmente estábamos en las montañas y en lugares bastante remotos. La dificultad de producción se refleja en los actores, en sus actuaciones, porque ellos mismos están sintiendo el frío. La dificultad de filmar en esas locaciones está representada en la película y eso fue muy importante.

foto99

Cuéntanos una anécdota personal durante el rodaje.

Estábamos filmando en una playa, supuestamente una isla que se llama Goto, donde se construyó una aldea y había muchas escenas por rodar ahí: hay una con muchos gatos, luego otra donde un personaje regresa a esa aldea y está destruida. En ese lugar, el personaje de Kichijiro hace una confesión. Es una escena muy importante, muy dramática, su primera confesión a Rodríguez, y no teníamos donde filmarla, pero tenía que ser dentro de ese espacio y no había ningún lugar que nos gustara. Estábamos rodando otras escenas y yo tuve que ir al baño, y el baño del crew estaba muy lejos, entonces subí a una colina para ir al baño y de pronto vi ese lugar, una vista realmente alucinante, entonces bajé y llamé a Scorsese, y ahí fue donde hicimos la escena.

Después del resultado final ¿hay algo que harías diferente?

No lo sé, porque mucho del trabajo fue resolver problemas en el momento, entonces no sé si los hubiera resuelto de otra manera.

Ese era yo en ese momento y hacía lo que me venía a la mente y resolvía los problemas como Dios me dio a entender. Siento que el resultado de la película es lo que fue en ese momento y estoy orgulloso de ella como quedó. Aunque sí te voy a decir que hay otras películas en las que sí me arrepiento de cosas, en Silence no me pasó.

foto1010

¿Qué parte de la historia de México te gustaría retratar?

Siempre me ha fascinado la época alrededor de la Revolución Mexicana. Mi abuelo luchó en ella y siempre nos contaba sus experiencias. También me interesa mucho la época de la Guerra Fría en México. Los 90 también, cuando empezaba mi carrera y pasaron cosas alucinantes en la política, como el asesinato de Colosio que fue un giro que de pronto nos removió a todos y esa es una época que me interesaría ver y retratar en el cine.

¿Existe alguna historia personal que te gustaría contar?

Tengo un proyecto de mi familia, de la historia generacional desde mi abuelo a través de un tío mío y sus hijas. Es una historia que ocurre desde la Revolución Mexicana hasta los 70 en México. Es a largo plazo, pero es un proyecto que tengo muchas ganas de hacer.

foto1212



There are no comments

Add yours