Roma y el Hotel de Russie: un dúo romántico ideal | Hotbook
http://i0.wp.com/hotbook.com.mx/wp-content/uploads/2016/04/hotelderussie_hotbook_portada1.jpg?w=1050

Roma y el Hotel de Russie: un dúo romántico ideal

Roma es la cuna de la civilización moderna y la metrópolis más poderosa del mundo clásico. Hoy en día, la ciudad sigue preservando ese aire imponente del imperio de occidente pero, más allá de ser solo una ciudad con restos de un pasado glorioso, la conflictiva capital italiana o la sede de uno de los mejores equipos de fútbol (que, por supuesto, lleva el mismo nombre de la ciudad), Roma es también la ciudad del amor. Sin temor a restarle prestigio a la historia que le corresponde o quitándole el título por este mismo apodo a París, no parece tan raro si además leemos la palabra Roma al revés.

No es necesario entrar a un museo para apreciar su historia, pues sus calles cuentan más relatos de los que podrían datar los auriculares del Met o de Versalles. Motos y motonetas rodean desde avenidas hasta las callejuelas más recónditas, pasando por monumentos milenarios: el Coliseo, el Panteón Romano, el Castello di Sant’Angello o cualquiera de sus mil y un templos y palacios. Paseando por la calle puedes encontrarte a una serie de personajes con los que solo aquí podrías toparte: una elegante mujer vestida a la última moda, un turista perdido, un indigente, o un grupo de monjitas, todos juntos pasando por la misma strada, así es Roma.

Hay algo tan fascinante en los clichés de esta ciudad que resulta increíble, porque pasear por ella es tan surreal como típico, y es algo que solo los romanos pueden explicar. En un abrir y cerrar de ojos puedes estar persiguiendo a Audrey Hepburn por el río Sena en la película Vacaciones en Roma, a Anita Ekberg bañándose en la fuente de Trevi como en La Dolce Vita o a Jep Gambardella yendo de fiesta como en La Gran Belleza, porque Roma te transporta y resulta la ciudad en la que el tiempo nada más no transcurre.

Este sentido romántico se traduce con facilidad en los establecimientos de la ciudad y como Alicia en el País de las Maravillas, al entrar por una pequeña puerta, puedes encontrar uno de los palacios más impresionantes de Roma.

www.roccofortehotels.com

www.roccofortehotels.com

Este es el caso del Hotel de Russie que debe su nombre a varios de los miembros de la casa imperial Rusa y a los pintores románticos rusos que escogieron el hotel como su lugar predilecto durante sus estancias en la ciudad. Como la ciudad, el Hotel de Russie es una mezcla ecléctica de estilos, un empalme entre lo antiguo y lo nuevo. El edificio fue originalmente construido por Giuseppe Valadier en 1814 y fue recientemente remodelado por Tommaso Ziffer y Olga Polizzi.

Tonos neutros fueron elegidos para los interiores, al igual que para los salones y las habitaciones. Así, una paleta delicada pinta los rincones de este antiguo palacete desde un verde azulado hasta un marfil arenoso, con sofisticados matices de amatista. El mobiliario es lineal y algunos de los muebles que decoran el espacio tienen influencia asiática con una preciosa laca en naranja y en negro.

El Hotel de Russie, se encuentra situado entre dos de las más bellas y famosas plazas de Roma, la Piazza del Popolo y la Piazza di Spagna, una localización ideal en el corazón de la ciudad que mantiene la proximidad con los mejores lugares de moda, pero también la tranquilidad y los jardines del “paraíso en la tierra”, como describió al hotel el poeta francés Jean Cocteau, en 1917.

Otra de las cosas que hacen único al hotel es su restaurante Le Jardin de Russie. Durante los meses de verano, ofrece mesas al aire libre en el encantador jardín secreto de la propiedad, con sus palmeras y tejos de madera centenarios, donde florecen naranjos y rosales. Por la noche, la suave iluminación del jardín crea una atmósfera única, haciéndolo un sitio único para vivir al máximo el romanticismo que en Roma se vive.

D. Via del Babuino, 9, 00187 Roma, Italia

T. +39 0632 8881

roccofortehotels.com