Valladolid y el Coqui Coqui | Hotbook

Valladolid y el Coqui Coqui

#HOTweekend

Hija de dos culturas, la prehispánica y la colonial, Valladolid se construye como lugar místico, profundo y accesible; un destino ideal a visitar en cualquier época del año.

No por poco es uno de los polos de mayor importancia en distribución del turismo nacional e internacional en el Oriente del Estado. Su ubicación es privilegiada: a sólo dos horas de Mérida y Cancún, y a poco más de una hora de la Riviera Maya. Al norte de Valladolid: Las Coloradas, Ek-Balam, Río Lagartos y San Felipe; al este, Cobá y el Caribe Mexicano; al oeste, la zona arqueológica de Chichen Itzá e Izamal.

Cuando hablamos de dónde quedarse en Valladolid, conocer la fuente de inspiración es tal vez la mejor manera de entender la esencia y propósito de un proyecto específico. Las fragancias de la península de Yucatán fueron la inspiración de Coqui Coqui perfumería, y a través de ella, el spa y las residencias. Los cocos de Tulum, los bosques tropicales, las orquídeas de vainilla y aloe vera de Cobá, los agaves, flores de mayo (plumería), menta, limón, naranja y flor de Valladolid son los olores, y visiones, que circulan y abrazan las exclusivas residencias.

Las residencias le ofrecen al visitante la sensación de estar en su propio refugio personal tropical. En Coqui Coqui, no hay horarios ni rígidas expectativas. Relajarse, cuidar de sí mismo, disfrutar de la comida y explorar de todo, cómo quiera, cuándo quiera, es la meta a cumplir.

Al encontrarse de fin de semana en Valladolid, Para todos aquellos aventureros o con ganas de ponerse en contacto con la naturaleza, una visita al Río Lagartos, el cálido hogar del flamenco rosa y otras especies animales, puede ser la opción, donde se puede visitar también El Cuyo, un pequeño pueblo de pescadores construído sobre los vestigios de una pirámide maya, dentro del mismo parque nacional.

Sobran razones, más no palabras, por las que Valladolid debe estar en la ruta de todo viajero que diga querer conocer algo nuevo, empaparse de nuevas culturas, convivir con la naturaleza y comer bien. Las vacaciones las haces tú, y con un destino como éste, no hay que esforzarse demasiado.