Una vez me preguntaron, que desde hace cuánto tiempo empecé a pintar, desde que tengo memoria me dedico al arte, siempre he tenido una obsesión con la pintura y sus formas, de hecho siempre fue una necesidad que mas tarde se convirtió en una disciplina y posteriormente en una profesión. Con la música pasó lo mismo, siempre la tuve de aliada, acompañante y cómplice, aunque a diferencia de la pintura no la hice mi profesión pero ha jugado un papel fundamental en mi vida. Así llegó el cine, presentándose como la mezcla perfecta entre mis dos pasiones, fue la herramienta ideal que me ayudó a encontrar un medio de expresión dónde pudiera combinar estas dos cosas y crear una obra mucho más compleja y profunda. Sobre todo la capacidad que tiene de hacer que conectes con los personajes y lograr que el espectador se adentre en el mundo del director.

Recuerdo a uno de mis directores favoritos por los elementos que dije anteriormente; Julio Médem, maneja la sutileza abordando cada tema, sin duda un director arriesgado que viaja entre la fragilidad de sus personajes atravesando momentos íntimos y a la vez muy fuertes en cada una sus historias mientras los acompaña por una estética muy especial.

O en el caso de los cortometrajes, me acuerdo de un cortometraje que nos habían puesto en la carrera, se trataba de dos personas que no lograban coincidir, pero que estaban enamoradas una de la otra, mientras sonaba la canción “Arabian Dance” de Tchaikovski, creo que ese fue un momento que marcó mi vida profesional, y la razón por la que quise empezar a experimentar más a fondo con la música y el cine, y sobre todo entender un poco más de todas las emociones que se pueden llegar a transmitir.

En mi primer acercamiento al cine como realizadora, pensé que siempre había tenido la inquietud de hacer un musical, así que en ese entonces mi productor y yo nos arriesgamos a lograr algo que se viera impecable en todos los sentidos, y creo que logramos un gran resultado, cuándo nadie le apostaba a que un par de estudiantes pudiera lograr en su primer intento un musical tan complejo. Como directora para mi era muy importante mostrar otro tipo de México, de cine y de manera de ver las cosas, ya que en ese entonces se abordaban temas que hablaban del lado obscuro de nuestro país.

2

Con eso en mente, algo fundamental para mí hasta el día de hoy como directora, es que se transmita la inquietud, que se logre cuestionar más allá de la pantalla y durante la proyección transmitir una serie de emociones y experiencias que lleven al espectador a viajar a través de su mente, cuerpo y sensaciones que le dejen esa semilla plantada. Que experimente con esta interacción un recuerdo especial, único y que se quede con algo.

Creo que es importante, el fomentar la cultura del cortometraje, y de generar contenidos que apuesten a temas diversos, que se apoye a la creación con contenido que genere valor en la sociedad, y que cree en cierta forma conciencia en los seres humanos, así mismo con emprendedores, artistas y creativos que hoy le apuestan a sus valores y pasiones, y que con esfuerzo y talento aportan un valor único dándole voz a nuestra generación.

En cuanto a la función del cine en la sociedad, siento que el arte en todas sus expresiones, es un reflejo de la sociedad en la que vivimos. El cine es un testigo de la humanidad, de hecho el arte en sí es lo que nos hace humanos y muestra la más humilde expresión del ser.

Creo que la función es esa, existir, y mostrar la esencia de nuestra humanidad. Finalmente me siento privilegiada de vivir en una época como la actual donde es posible hacer cine libremente.

Contamos con tecnología cada vez más sofisticada y accesible. El talento en nuestro país abunda, y las nuevas generaciones vienen con muchas menos limitaciones que se vivieron en décadas pasadas, donde el cine fue castigado por cuestiones sociales, económicas y políticas de ese entonces.

Sin duda sé que nos falta un largo camino, que hay muchas áreas por resolver o hacer más eficientes, y sobre todo aunque cada vez es mayor el apoyo por parte de estímulos fiscales, sería interesante crear una cultura mucho más consistente en que se fomenten e impulsen nuevas producciones.

Las ganas y el talento están, me gustaría ver el desarrollo de una industria como tal, con mayor cantidad de proyectos, sobre todo un apoyo mejor por parte de las exhibidoras, y una sociedad que consuma cada vez más el cine nacional.

Más información:

fridaharari.blogspot.mx

fridahararisitto.com

Twitter: @fridaharari

@vintageartbyfridaharari