Tras la derrota de los Titanes, Zeus condenó a Atlas —el dios de la resistencia— a sostener para siempre el cielo para que permaneciera siempre el gran horizonte sobre la Tierra. Por esto, los antiguos nombraron el mar que se encontraba más allá del estrecho de Gibraltar, el océano Atlántico.

Atlantiqve es, en esencia, un homenaje a este océano. La fragancia convierte el poder del Atlántico en una experiencia olfativa creada por Jacques Cavallier. La sustancia que protagoniza el perfume es el ámbar gris, uno de los ingredientes más legendarios de la perfumería.

El agua es un elemento natural extremadamente poderoso, también ha sido inspiración para la perfumería de Bvlgari durante más de 10 años. La colección de AQVA pour Homme es ahora una trilogía de fragancias masculinas, compuesta de ingredientes profundamente naturales que hacen una alianza entre la fuerza del agua con la del hombre.

Bvulgari_2

El ámbar gris es una materia prima preciosa que se forma en los majestuosos cachalotes de las grandes profundidades del mar y es traída a la superficie por la fuerza del mar. Las olas, el agua, la sal, el aire y el sol le dan forma y personalidad olfativa a este material.

A través de los años han surgido distintas leyendas sobre esta sustancia mítica. En las Mil y una noches, Sinbad el Marino descubre la isla en donde se rocía el ámbar gris desde una fuente subacuática antes de fluir hacia el mar. Por otro lado, desde la Antigüedad hasta la Edad Media, el ámbar gris fue muy apreciado por sus propiedades terapéuticas, purificadoras, revitalizantes y afrodisíacas. En el siglo XVIII, los libertinos condimentaban sus chocolates con ámbar gris; Louis XV perfumaba sus comidas con este ámbar y la Reina Isabel I lo hacía con sus guantes. Hoy en día, Bvlgari aprovecha estas cualidades míticas para darle a su nueva fragancia aires rejuvenecedores, refrescantes y energizantes.

Para preservar la naturalidad del ámbar gris, Jacques Cavallier ha creado una sutil armonía de esencias: ambox, cachalox, vetiver, madera de sándalo y benjuí, expresan tonalidades cálidas y amaderadas, capturando el calor animal, la amplitud y la redondez del ámbar gris y sus evocaciones oceánicas. Estos ricos y complejos ingredientes son los que le dan a Aqva pour Homme su identidad única.