Es esencial prestarle atención y ser consientes del respeto que merecen nuestras raíces para no perderlas. El trabajo del alfarero tradicional está en peligro de extinción. Se teme que para la próxima década un tercio de los pueblos mexicanos en los que actualmente se trabaja el barro abandonen esta práctica heredada. Ya no se le da el valor simbólico, económico y cultural que impulsa el crecimiento de este ofcio. Los objetos de plástico desechables producidos masivamente han venido a ocupar su lugar, generando basura y degradando la tradición indígena.

Pero no todo está perdido. Reinventar la alfarería tradicional en México para convertir esta práctica en un motor económico, de cohesión social y desarrollo cultural, es el reto que ha asumido el Colectivo 1050° en conjunto con la asociación civil Innovando las Tradiciones.

Estas dos asociaciones funcionan unidas para rescatar la tradición mexicana. La asociación civil Innovando las Tradiciones sería, en esta dupla, el árbol, pues se encarga de investigar la problemá- tica sociológica relacionada con la alfarería tradicional, y el Colectivo 1050°, sería los frutos, es decir, el resultado visible de su trabajo, enfocado en el emprendimiento social y la comercialización de las piezas de los artesanos que forman parte de todo el movimiento.

Foto cortesía de Colectivo 1050º e Innovando las Tradiciones.

Kythzia Barrera y Diego Mier y Terán, son los creadores de ambas organizaciones y hace 12 años, abrieron el mercado y las oportunidades de crecimiento a los artesanos, con el único propósito de fortalecer un oficio que ha acompañado a México durante cientos de años.

Crearon el Colectivo 1050° en Oaxaca, que a través de diferentes actividades está cambiando la percepción del trabajo en barro y la artesanía en general. Insisten en que “el tiempo es vida, el trabajo es gozo, el mercado es intercambio, el oficio es un regalo y la ganancia es ofrenda”.

Foto cortesía de Colectivo 1050º e Innovando las Tradiciones.

La hibridación entre lo tradicional y lo moderno da como resultado nuevas posibilidades para el barro y los alfareros. El Colectivo 1050° apostó por crear diseños contemporáneos empleando prácticas antiguas, con productos adaptados al estilo de vida urbano. Su intención es volver competitiva la artesanía tradicional para superar los artículos industriales en el mercado nacional e internacional.

El nombre del colectivo proviene del punto entre la alta y la baja temperatura producida al momento de la quema que, según técnicas ancestrales, marca un tipo u otro de cerámica. Los 1050° C son el límite que define la cerámica artística y la popular, y simboliza la integración entre la tradición y la innovación. “Para el Colectivo 1050° no hay fronteras, porque nuestros sueños no tienen límites”, dicen sus fundadores.

Foto cortesía de Colectivo 1050º e Innovando las Tradiciones.

Por su parte, los directivos de Innovando la Tradición AC, al investigar las viejas prácticas comunitarias y su importancia, creen que “Lo que comenzó como un proyecto personal, rápidamente trascendió a cuestiones más amplias sobre quiénes somos, quiénes queremos ser y hacia dónde vamos como civilización”, y tras de años de trabajo, consideran que “las preguntas que nos guían ahora son más profundas, complejas y trascendentales. Sabemos que ahora es crucial inspirarnos en la sabiduría de las culturas tradicionales”.

En la actualidad, trabajan con ellos aproximadamente 60 artesanos, en su mayoría mujeres a las que benefician económica, cultural y socialmente. El proyecto se ha expandido a varios pueblos y ciudades para vender sus piezas únicas y a varias comunidades como Tlapazola, Coyotepec, Reyes Metzontla, Tonaltepec, Atzompa, Yohueche, Tamazola y otras en la Ciudad de México.

Foto cortesía de Colectivo 1050º e Innovando las Tradiciones.

El barro artesanal significa una forma de vida en equilibrio con el entorno, su práctica tiene mucho peso en la identidad mexicana. Sus métodos autóctonos son manuales y conectan tanto al productor como al consumidor con su pasado. Las herramientas, fabricadas con materiales naturales y sencillos, no contaminan el medio ambiente y su resultado perdura en el tiempo. Cada pieza artesanal es única y característica, donde las ideas artísticas y la pasión del alfarero se materializan.

Las técnicas empleadas son las heredadas de generación en generación: la quema es en horno de leña y a ras del suelo. La recolecta del barro y la leña también se realiza manualmente, así como el modelado. Todo el procedimiento es natural, libre de plomo e hidrocarburos, muy alejado de las emanaciones que produce la industria del plástico.

Foto cortesía de Colectivo 1050º e Innovando las Tradiciones.

Sus diseños exclusivos son creados comunitariamente, por lo que cada productor conserva su anonimato. En conjunto, diseñadores y alfareros elaboran distintos productos como jarras, tazones, fruteros y otros objetos inspirados en la tradición indígena, pero con los toques de la modernidad que hoy vivimos. Muchos de ellos son de color negro y naranja, redondeados y pulidos para ser empleados en todo tipo de ocasión, ya sea casual o elegante.

El interés es fabricar artículos utilitarios, no solo decorativos. La importancia dada a la funcionalidad responde a la tendencia actual del diseño que cuida la estética, pero la pone al servicio de la función, por lo que cada objeto se integra a la vida cotidiana. El colectivo y su asociación civil se han convertido en el puente entre la comunidad indígena y el exigente mercado urbano. Su meta es crear los que en el futuro serán los clásicos de la cerámica mexicana del siglo XXI.

Foto cortesía de Colectivo 1050º e Innovando las Tradiciones.

A través de cursos e intercambios, Innovando la Tradición AC y el Colectivo 1050° organizaron una red multidisciplinaria que trabaja para aumentar el valor simbólico, económico y cultural de la alfarería tradicional al desarrollar nuevas habilidades y conocimientos en los ceramistas. “Los diseñamos para ser espacios donde ellos puedan imaginar y crear libremente”, explica Barrera sobre los talleres de aprendizaje. También asesoran a los artesanos en temas de organización, diseño, técnica y comercialización. “A lo largo de los años, hemos capacitado a cientos de artesanos. Pero el trabajo continuo a la fecha es con 60 personas en siete comunidades”.

La labor de promoción de Colectivo 1050° e Innovando la Tradición AC. se lleva a cabo a través de diferentes exposiciones, publicaciones y otras actividades de difusión que han ejecutado para potenciar el trabajo artesanal. “Confiamos en que el poder de la tradición alfarera será apreciado y valorado por muchos y que, juntos, podemos evitar que desaparezca”, afirmó Kythzia Barrera.

Foto cortesía de Colectivo 1050º e Innovando las Tradiciones.

El resultado del proceso ha permeado todos los sectores y ámbitos de la sociedad mexicana e incluso, la internacional. Fue el caso de los prestigiosos eventos de Noma en Tulum, llevados a cabo el 12 de abril y el 28 de mayo del presente año, cuando la carta gastronómica fue servida en una vajilla de 700 piezas de barro artesanal, enteramente diseñada y fabricada por los alfareros del proyecto. El danés René Redzepi, a cargo del evento y hoy considerado uno de los mejores chefs del mundo, declaró que todo lo que ha encontrado en México es tan antiguo y relevante como el tiempo mismo.

Todo el esfuerzo de capacitación, seguimiento y promoción de los artesanos de las diferentes comunidades pertenecientes al proyecto de Barrera y de Mier y Terán se ha convertido en una causa más profunda e importante año con año. Las tradiciones se mantienen con vida cuando la sociedad las valora y las incorpora a su vida cotidiana y a su imaginario. Eso hacen, tanto el Colectivo 1050° como Innovando Las Tradiciones AC: adaptar el barro originario a los tiempos modernos.

Esta iniciativa por recuperar los orígenes mexicanos y aprovecharlos para enriquecer el porvenir cultural, económico y social, abre la puerta a las comunidades indígenas que tanto han sido marginadas en las últimas décadas. La preocupación de estos colectivos también es generar espacios de reflexión sobre quiénes son los mexicanos, qué les depara el futuro y cómo se debe hacer un negocio sin generar contaminación ni exclusión social. “Comprar en Colectivo 1050° es contactar con la raíz de México”, describen los creadores del proyecto, “convertimos la tierra en belleza”.

www.1050grados.com