Daniel Posada, director de Producción Creativa en Story House Entertainment de Univision Communications Inc., es el productor detrás de la nueva serie El Chapo que transmiten Univision y Netflix. La serie cuenta la vida del narcotraficante mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán basada en hechos reales, pero también condimentada con algo de ficción para crear una historia realmente atractiva para los espectadores.

Daniel ¿cómo comenzó tu carrera de productor?

Empecé en México haciendo películas independientes. La primera que hice como productor fue Malaventura, la cual costó $200 000 dólares que obtuve por medio de financiamiento. Fue una muy buena experiencia porque, gracias a la distribución por parte de Videocine, salió en 300 pantallas de todo el país.

Foto: Cortesía de Univisión

Después de eso, decidí formar mi productora Dark Factory Entertainment con Samantha Castellano, e irme a Estados Unidos a hacer mi primera película en inglés: Bound to Vengeance. Cuando llegamos a Los Ángeles no teníamos casi nada de presupuesto. Queríamos usar todo el dinero para la película, así que rentamos una casa en la que, durante seis meses, vivimos el director, mi esposa, el first assistant director, el productor y un asistente. Al final, la película entró a Sundance Film Festival y la compró International Finance Corporation, lo que impulsó mi carrera.

Cuéntanos un poco sobre El Chapo. ¿Qué tan apegada a la realidad es la trama?

La serie está inspirada en hechos reales. Para desarrollar el guión, tomamos eventos importantes del acervo de noticias del Departamento de Investigación de Univision. Sin embargo, nos apoyamos mucho en la ficción para poder contar una historia verdaderamente interesante, así que algunos personajes son ficticios y otros reales.

Foto: Cortesía de Univisión

No se trata de un documental sobre Joaquín Guzmán, es la historia de su vida a lo largo de 30 años. Mostramos cómo fue su ascenso desde que era una persona de nivel medio en la organización de Miguel Ángel Félix Gallardo, hasta llegar a ser la persona que conocemos hoy.

En cada capítulo nos basamos en eventos que realmente sucedieron. Por ejemplo, en la primera temporada, van a ver cosas como el asesinato del cardenal Posadas Ocampo, la captura del Chapo y su encarcelamiento en Almoloya, pero mezcladas con algo de ficción. A fin de cuentas, es una serie de televisión y el objetivo principal es entretener a la audiencia.

¿Qué archivos históricos utilizaron para fundamentar los hechos que se mencionan?

Nos basamos completamente en el research de los periodistas de Univision. Silvana Aguirre, quién desarrolló y creó la serie junto con Carlos Contreras, trabajó durante años de la mano de Gerardo Reyes y Alejandro Almazán para llegar a crear la serie que tenemos hoy.

Foto: Cortesía de Univisión

¿Cómo ha sido la colaboración entre Univision y Netflix para esta serie?

Univision y Netflix están produciendo la serie en conjunto. Filmamos las tres temporadas seguidas y cada una saldrá al aire, primero por Univision y luego en Netflix. Para esta primera temporada, salieron dos capítulos cada domingo en televisión y después se emitió la temporada completa en todo el mundo como un Netflix Original.

¿Cómo eligieron a Marco de la O para interpretar el personaje de Joaquín “el Chapo” Guzmán?

Marco es un actor que viene del teatro. Ha participado en Cats en Nueva York y en obras de Shakespeare en Inglaterra, tiene una carrera teatral impresionante. Algo que también fue importante para nosotros fue su gran parecido con el Chapo.

Foto: Cortesía de Univisión

Es un reto encontrar este tipo de actores en televisión, especialmente en el mundo de habla hispana, así que los buscamos, a él y a otros miembros del cast, en el teatro. Creo que, generalmente, de ahí vienen los mejores actores latinoamericanos.

Sin duda se trata de un personaje controversial, especialmente en México.

Sí, por ello filmamos la serie en Colombia en lugar de hacerlo en México. Fue un gran reto filmar la historia de un país estando en otro, pero valió la pena. De hecho, en algunos lugares incluso nos ha funcionado mejor, por ejemplo: la ciudad de Cali, en Colombia, es mucho más parecida al Guadalajara de los años 90 que a la época actual.

Por otro lado, también cambiamos el nombre de la serie durante la producción, nunca dijimos que era sobre el Chapo. Nos inventamos una telenovela falsa llamada Dolores de amor, que en verdad se iba a llamar Dólares de amor, pero un asistente de producción se equivocó y, como nos dio mucha risa, decidimos dejarlo así.

¿Hubo alguien que quisiera evitar la creación o el lanzamiento de la serie?

Es de conocimiento público que los abogados de Joaquín Guzmán han expresado su preocupación por la creación de esta serie y de todas las demás que se están haciendo sobre este personaje, pero la verdad es que nadie trató de frenar el rodaje en ningún momento.

¿Las identidades de los personajes deben mantenerse en secreto o solamente de algunos? ¿Por qué?

A excepción de Joaquín “el Chapo” Guzmán, todos los personajes de la serie son ficticios, pero están creados a partir de la composición de varios personajes reales de la historia del narcotráfico en México.

¿En qué se diferencia la serie El Chapo de otras producciones cuya temática es el narcotráfico?

La diferencia más importante es que nosotros no tratamos de glorificar el narco. Casi todas las narco-series que conocemos se basan en eso, en mostrar a los narcotraficantes teniendo una vida de lujo y excesos, lo cual crea un tipo de glorificación de estos personajes. Lo que nosotros quisimos hacer fue una serie más política, mezclando la política mexicana con la americana con respecto al tema del narcotráfico en México. También creo que profundizamos más en el tema que cualquier otra serie.

Además del arresto del Chapo ¿cuáles creen que sean las razones detrás de la reciente popularidad que ha cobrado el tema del narcotráfico?

El Chapo es reconocido mundialmente por la manera en la que ha hecho las cosas. Por ejemplo, la forma en la que se escapó de la cárcel, que lo hace parecer como un personaje salido de una caricatura. Además, creo que el tema de las drogas ha sido popular a lo largo de la historia, independientemente de las culturas, países o regiones. Las drogas han sido parte de las sociedades en todas las épocas, pero en este momento, en un mundo globalizado, un tema que antes hubiera sido local ahora se conoce en todo el mundo.

¿Por qué debemos ver esta serie?

Con esta serie estamos tratando de elevar el nivel de la televisión en español, pues creemos que en nuestro país estamos un poco atrasados en cuanto al contenido que podemos ofrecer a la audiencia. Por eso hacemos alianzas con compañías como Netflix y producimos series premium con capítulos de una hora de duración. Creo que la gente ya está un poco cansada de las telenovelas, así que la propuesta que tenemos es muy diferente.

Además, todos los que formamos parte del equipo venimos del mundo del cine, por lo que cada uno de los capítulos que filmamos es como una mini película. La primera temporada la dirigen entre Ernesto Contreras y J. M. Cravioto, que son importantes directores de cine. El público se percata del tiempo que hemos invertido en la preparación, la filmación y la postproducción de la serie; cuidamos todos los detalles de principio a fin y eso se puede ver en la pantalla.

También creo que es una historia que nunca se ha contado de esta manera, ya que se hizo desde un ángulo periodístico y político que pocas series del género tratan. Es una historia que se debe contar, pues el tema del narcotráfico acabó con Colombia y ahora podría pasar lo mismo en México. Es importante porque el problema se sigue esparciendo en todo nuestro continente y creo que, entre más historias se cuenten con este grado de responsabilidad, la gente puede estar más educada al respecto y, quizás, se cometerán menos errores en el futuro.

corporate.univision.com
netflix.com