Dos días en Oporto…¿o Porto? - Centro Porto

Esta duda se resuelve fácilmente: Porto en portugués, Oporto para cualquier otro idioma. Porto es la segunda ciudad con más habitantes de Portugal, después de Lisboa, la capital. Situada en el estuario del río Douro, que con el nombre de Duero, nace en Soria, España, y corre hasta desembocar en el Atlántico. Después de este breve preámbulo, comencemos un rápido recorrido de dos días por esta bella ciudad.

DÍA 1

Visitemos la iglesia do Carmo (del Carmen), de las más bonitas, pues además de su fachada de granito, cuenta con un mural lateral que representa la imposición del Escapulario a la Virgen en el Monte Carmelo, hecho con los típicos azulejos portugueses, en azul y blanco.

Muy cerca de ahí, también en el centro de Porto, se encuentra la iglesia de los Clérigos, con su Torre, sobre el Cerro dos Aforcados (Cerro de los Ahorcados). La entrada principal a la iglesia es por una gran escalinata y en el interior se puede apreciar un retablo y varias imágenes religiosas. La Torre es el campanario de la iglesia, la construcción más alta de la ciudad. Cuenta con un carrillón de cerca de 50 campanas y vale la pena subir los 225 escalones, para disfrutar de una magní ca vista del centro.

Dos días en Oporto...¿o Porto? - azulejos-dentro-de-la-catedral

Foto: Mariana Manina

Seguimos nuestro recorrido y llegamos a la librería Lello, considerada una de las más bellas a nivel mundial. La entrada cuesta 5 euros, que se descuentan si se compra algún libro y pasa a un fondo para conservación de la librería. Hay que armarse de paciencia para entrar porque las las son interminables, pero vale la pena. En gran parte, esto se debe a que las escaleras de la librería sirvieron de inspiración para Hogwarts, en los libros de Harry Potter, ya que la autora vivió en Porto algún tiempo, trabajando como maestra de inglés, sin embargo, no se filmó ninguna escena de la película en este lugar.

Al salir, seguimos caminando hasta la avenida de los Aliados, en el centro de la ciudad. Ahí verán la Praça da Liberdade con el edificio del Ayuntamiento y la estatua de Pedro IV, hasta llegar a la estación de trenes de São Bento, una joya por su sala principal, decorada con miles de azulejos que muestran la historia de Portugal.

Parada obligada es cualquier restaurante que ofrezca la típica francesinha que consiste en un sándwich de jamón, queso, chorizo, carne y con una salsa especial encima, acompañada de papas a la francesa. La podrán encontrar en casi todos los restaurantes de comida portuguesa en la ciudad.

Dos días en Oporto...¿o Porto? - casa-de-la-musica

Foto: Mariana Manina

Otro lugar digno de visitar es la Catedral, mejor conocida como la Sé de Porto, en el barrio de Batalha, junto a las murallas que resguardaban la ciudad. La Catedral conjuga diferentes estilos arquitectónicos. Además de su interior, se debe visitar también el claustro, decorado con los típicos azulejos portugueses.

La Zona Ribeirinha, junto al río Douro, muestra diferentes épocas en las que se fue poblando: la zona alta junto a la Sé y la baja, a la orilla del río, además de contar actualmente con múltiples restaurantes y bares, que aprovecharemos para tomar algo y contemplar el panorama desde alguna de sus terrazas.

Dos días en Oporto...¿o Porto? - rio-duoro-porto

Foto: Mariana Manina

Y mientras descansamos un poco, veremos varios de los puentes que conectan las dos márgenes del río: Porto y Vila Nova de Gaia, destacando el puente de hierro Dom Luis I, que cuenta con dos pisos, de acceso peatonal, ideales para tomar fotos. Por el inferior, circulan vehículos y por el superior, el metro de la ciudad. Este puente fue construido por Gustave Ei el, mismo arquitecto de la Torre Ei el en París.

Porto cuenta con muchos miradores desde donde se puede admirar la ciudad, además de los que ya mencionamos anteriormente, a un costado del puente Dom Luis I, está el de Mosteiro (monasterio) da Serra do Pilar, desde el que podrás gozar de una maravillosa vista panorámica.

Dos días en Oporto...¿o Porto? - centro-porto

Foto: Mariana Manina

Tenemos hambre y nos llega un olor a comida… es el restaurante Traca, en Largo Sao Domingos 88, donde su menú es “ibérico”, como dice su carta, sus raciones son “portuguesas” –grandes- y los precios razonables.

Recomendamos algún platillo de ternera, acompañado de un buen vino, y de postre: un bolo de bolacha o alguna otra tarta –todas riquísimas–, acompañados de un rico oporto.

DÍA 2

Este día comenzaremos por visitar el otro lado del río, Vila Nova de Gaia, con sus viñedos y caves (bodegas) del famoso vino de Oporto. Cruzando el puente DomLuis I, encontrarás el teleférico que te permitirá bajar hasta la zona de bodegas. Si prefieres caminar por sus callecitas, también es un buen paseo.

Existen varias caves, pero aquí te platicaremos de Ferreira, fundada en 1751 por una familia portuguesa y construida sobre un antiguo convento. Vale la pena ir para conocer la historia del Oporto, el proceso de fabricación, recorrer sus pasillos de barricas de madera donde se almacena y probar sus distintos tipos de vinos. Al salir, puedes caminar por la margen del río o tomar un paseo en uno de los rabelos (barcos) que ahí atracan.

Si tienes apetito, ve al Café Oporto, en la avenida Dom Carlos I, en Foz. ¡Atentos que por esta zona viven los futbolistas del FC Porto! Su carta es amplia e incluye entradas, pastas, pescados, carnes, ensaladas y, sobre todo tienes que probar, como postre, su mousse de chocolate con merengue ¡una delicia!

Dos días en Oporto...¿o Porto? - estacion-sao-bento

Foto: Mariana Manina

Regresemos a la ciudad para visitar su jardín botánico, que lleva por nombre Palacio de Cristal y cuenta con un lago, fuentes, así como pavos reales y gansos que deambulan libremente por los jardines temáticos. Desde aquí se tiene una vista hermosa de la ciudad y del río.

No podemos dejar Porto sin conocer su lado más moderno y vanguardista: la Casa da Musica, en la avenida da Boavista. Un espacio destinado principalmente al fomento de la música y que desde el exterior semeja una caja, sobre un piso de mármol de carrara.

Dos días en Oporto...¿o Porto? - interior-catedral-ze

Foto: Mariana Manina

La Casa cuenta con el auditorio principal, la sala VIP, varias salas de ensayo, restaurante y una terraza con magnífica vista a la ciudad. Anualmente se elige un país, para dar a conocer a sus músicos y artistas por medio de conciertos, talleres y conferencias. Para los amantes de la arquitectura, es un must, y como tip, cuentan con un tour específicamente para hablar sobre la arquitectura del lugar.

Porto es de esas ciudades cuya historia habla por sí sola, una ciudad que descubres a cada paso. Cuando planees tu próximo viaje, no te olvides de incluir Porto en tu lista.

Texto y fotos: Mariana Manina