El Lago que toca nubes

Pero los encantos del lago Titicaca no están en sus ciudades y no hay que dejarse engañar por las primeras impresiones