En el mundo de la música contemporánea, ya no es necesario ser simplemente un buen músico, es necesario tener algún tipo de presencia escénica y una firma que te distinga del resto del campo artístico del mundo. En el mundo de Lady Gaga, la palabra extravagante ha formado, desde el principio, parte de los diez mandamientos de la artista y por ende su equipo ha aprendido a trabajar bajo ciertos patrones y ha adoptado otros más.

A pesar de que el pianista de la cantante es egresado de Berklee, y de que haya estudiado Jazz y Música Clásica, definitivamente ha trabajado con Lady Gaga lo suficiente, como para convertirse en parte del exótico mundo de la cantante.

Un piano convencional tiene 88 teclas, arma suficiente para que un buen músico se exprese de manera correcta. O eso se pensaba, hasta que Brockett Parsons decidió que sólo a través de 360º de notas podía manifestarse con la libertad necesaria.

Piano Arc es una compañía que diseñó este piano sobre el nombre de Brockett y creó el primer piano circular que el mercado ha visto funcionar.

La idea surgió con base en el hecho de que el artista asegura que trabajar con Lady Gaga implica más que ser sólo un músico, se trata de dar todo un performance. Por lo que conjuntando las teclas de tres teclados completos, fue que lograron desarrollar una idea revolucionaria en el mundo de la música y el piano en específico.

Definitivamente un aditamento extraordinario para el mundo musical de Lady Gaga y un reto que sólo un músico como Brocket Parsons podría llevar a cabo.

facebook.com/BrockettOfficial