Una nueva forma de ejercitarse, sin duda, pero más allá de eso, una comunidad de bienestar que busca como fin último, y a lo que le deben el nombre, la felicidad de quienes la conforman.

Sus creadoras desarrollaron el programa bajo la firme creencia de que estar en movimiento y comer de manera saludable pueden, efectivamente, generar felicidad. Incentivan asistir a las clases por gusto, por deseo y no por obligación. “Quieres –no debes–, asistir a Hapi”.

Foto cortesía de Hapi

Las clases no son programas particularmente difíciles, sin embargo, son intensas y pondrán a sudar a cualquiera. Sin importar si eres novato o un atleta pro, te esforzarás y, lo más importante, disfrutarás la sesión.

Hapi ofrece tres tipos de clases: Flashdance, Strength y HIIT-Stretch, cada una con un enfoque diferente y que se complementan entre sí para ofrecer el mejor resultado.

Foto cortesía de Hapi

Flashdance es una clase de baile, pero aquí lo distintivo de otras sesiones de baile con repeticiones al ritmo de la música, es que la mitad de la clase se hace con coreografías variadas y la otra mitad incorpora entrenamiento funcional: se trabaja con el propio peso, con un par de polainas y ligas, enfocándose en sesiones de full body, upper y lower. Por esto, personalmente coloco a Hapi en la primera posición de actividades para ejercitarse verdaderamente divertidas de hacer: cada día se puede trabajar un área diferente y lograr los resultados esperados en el todo el cuerpo.

En el caso de la clase de Strength, la intención es fortalecer el “core”, es decir, el centro del cuerpo: abdomen, espalda, glúteos y caderas. Esto se hace a través de una combinación de ejercicios funcionales, pliométricos, isométricos e hipopresivos. Para quien no sabe qué significa esto, la isometría es un tipo de ejercicio que causa la contracción del músculo sin que haya un cambio en la longitud del mismo; son ejercicios estáticos, tales como planchas con el antebrazo o poses de yoga. En los ejercicios pliométricos los músculos se acortan y alargan con movimientos como saltar la cuerda o saltar en cuclillas.

Foto cortesía de Hapi

La clase se hace descalzo con el fin de activar las terminaciones nerviosas. Poco a poco estarás más consciente de tu cuerpo y de sus capacidades.

Por último, HIIT-Stretch es un entrenamiento de alta intensidad, que dura solo 25 minutos. Llevarás tu cuerpo al límite en una serie de intervalos, compensados posteriormente con estiramiento profundo que te hará sentir equilibrado.

Los instructores son completamente apasionados y con cada uno encontrarás algo diferente. Alicia, Ursula y Nacho son bailarines profesionales. Para quien disfruta bailar, no hay duda de que su clase deberá ser la de Nacho, quien le imprime pasión a cada paso en la coreografía. Úrsula te contagiará de energía positiva cuando se entrega al beat de las luces y la música. Alicia, comparte el placer de moverse y de encontrar la fortaleza mental en la resistencia física. Asistir a la de Ale –creadora de la clase de Flashdance gracias a su pasión por el baile–, es para quien disfruta entrenar duro y resiste, mientras siente cómo quema el músculo y disfruta de un poquito de dolor post-entrenamiento, lo que quiere decir que realmente se ha trabajado. Mónica trabaja en la fuerza que le da estructura a todo el cuerpo como base para cualquier otra actividad física, para la energía del día a día y para una vida feliz.

En Hapi converge la nutrición con el ejercicio, pero sobre todo genera comunidad, un equipo constantemente motivado. Por esta razón, crearon también Hapi-Outdoors, un programa donde ejercitarse con toda la familia, compartir con amigos y mascotas, y para quienes quieren salir a divertirse andando en bicicleta o corriendo por la ciudad. Se arman rutas nocturnas de hiking o realizan algunas de las clases al aire libre fuera del estudio.

Hapi no es una clase y no es una rutina de ejercicio, es mirar la vida como una experiencia divertida.

D. Álvaro Obregón 24b
P. www.hapi.one