Historia de un crimen: Colosio

Entrevista con Jorge A. Jiménez de la serie Colosio

Historia de un crimen: Colosio - COLOSIO

El 22 de marzo, se estrenó en Netflix la serie que narra el asesinato, en 1994, del candidato a la presidencia por el PRI, Luis Donaldo Colosio. Con motivo del 25 aniversario luctuoso de quien pintaba ser una esperanza de cambio para el país, Historia de un crimen: Colosio, consta de ocho episodios que cuentan la historia desde el punto de vista de su viuda, Diana Laura (interpretada por Ilse Salas), con situaciones nunca antes reveladas.

Dirigida por dos talentosas mujeres, Hiromi Kamata y Natalia Beristáin, la serie prete de ilustrar este histórico suceso que para muchos, incluyendo al jefe de la policía de Tijuana, quedó inconcluso.

Platicamos con el actor mexicano Jorge A. Jiménez, quien interpreta al político en la serie, y nos contó acerca de su experiencia en el rodaje y sobre las dificultades que tuvo para llenar los zapatos de un personaje tan querido en la historia de nuestro país. Nos habló también de su trayectoria en el mundo del cine y la televisión y su participación en la serie Narcos.

Cuéntanos acerca de tu trayectoria en el mundo del cine y la televisión. Empecé mi carrera de actor en 2007, cuando salí en mi primera película, Clemente (2007). Comencé en Estados Unidos y desde entonces he participado en 18 películas y seis series, y ahora llevo dos años trabajando en México. Curiosamente, nunca había trabajado aquí, pues no se había presentado la oportunidad. En Estados Unidos ya había colaborado con directores conocidos, como Robert Rodríguez, con quien hice tres proyectos. También he trabajado en países como Canadá, Bolivia y Colombia.

¿Cómo fue que decidiste ser actor? ¿Alguien te inspiró?

Creo que me sucedió completamente diferente a lo que le pasa a la mayoría de los actores que desde pequeños sueñan con ello. Yo jamás lo imaginé, estaba fuera de mi mundo. Cuando era niño, me gustaba participar en todos los bailables y en los desfiles, pues soy de Zaragoza, Coahuila, un pueblo muy pequeño, donde no hay teatros, ni cines ni nada de ese tipo, únicamente hay un parque y una placita. Entonces no tenía la manera de ver más allá en temas de arte, ahí eso no se da.

Cuando estaba en la Universidad, vi la película de Amores perros y me impactó, tanto la historia en sí, como la manera en que estaba hecha y cómo to- das las historias se entrelazaban, eso fue lo que me hizo querer ser actor. Pensé: “Voy a dejar todo y dedicarme a la actuación”. Y así, sin conocer a nadie y sin haber actuado nunca, comencé a investigar lo que tenía que hacer para lograr mi sueño.

Finalmente, me fui a vivir a Inglaterra a estudiar teatro. En conclusión, podría decir que mi inspiración para ser actor fue sin duda la película Amores perros y su escritor Guillermo Arriaga. Comencé a seguir sus proyectos, películas e historias, y me fascinaron. De alguna forma, él fue también quien me movió para dedicarme a la actuación. Después de eso, han habido diferentes directores y actores mexicanos que de igual manera me han inspirado. Es un conjunto de muchas cosas.

¿Cuál de los proyectos en los que has participado ha sido tu favorito y por qué?

En realidad, todos los proyectos dejan una vivencia diferente. Les dedico la misma emoción y las mismas ganas. Pero por ejemplo, participar en la serie Narcos me dejó una vivencia diferente. Quizás porque fue donde más me di a conocer, simplemente por tratarse de una serie que se lanzó a nivel mundial. Recibí todo tipo de mensajes, dibujos, fotos de todas partes del mundo como India, Estambul y España. Fue la primera vez que sentí lo que es que el mundo te vea. El personaje me gustó mucho, darle vida a “Poisón”.

¿Qué se siente interpretar a una figura tan importante en la historia de nuestro país como Luis Donaldo Colosio?

Fue un enorme reto por el simple hecho de ser quien fue y de la esperanza que representó por el cambio que muchos esperábamos para nuestro país. Al interpretar este papel, hubo algo diferente a los que he hecho anteriormente, pues no se trata de crear a un nuevo personaje, sino de representar a una persona que en realidad existió.

En la mayoría de los proyectos en los que había participado como actor, uno mismo es el creador del personaje, entonces decides cómo tiene que caminar, cómo tiene que hablar, cómo se mueve, y poco a poco le vas dando vida y lo vas formando, con una mezcla de tu creatividad y las propias ideas del director. Pero aquí es muy diferente, se trata de simplemente serle fiel a Colosio y a lo que su persona representa, es una enorme responsabilidad el pensar: “¿Habrá quedado bien, les irá a gustar, habré llenado sus zapatos?”. Fue un enorme reto que me encantó realizar.

¿Algún momento difícil al que te hayas enfrentado durante el proceso de filmación de Colosio?

La verdad es que se filmaron escenas bastante fuertes y muchas veces sentí como si me transportara a los hechos, al momento real, de pronto me olvidaba de que estaba actuando. Por ejemplo, en una escena estamos llegando a la plaza de Lomas Taurinas donde hay un mundo de gente, se siente mucha emoción, todos esperando al candidato y de pronto nos estacionamos y se sentía la vibra, se vivía el momento, no era fingido, me transportó a ese día y pensé: “No puede ser, si esto es una ficción y lo estoy sintiendo tan fuerte, no puedo imaginarme como se sintió en la vida real”.

Como esta escena hubo muchas más, unas muy difíciles y de mucha desesperación. Fue increíble, espero que ya que vean la serie lo puedan notar en pantalla, y que se transmitan todos esos sentimientos.

¿Cuál es el mensaje más importante que pretende dar la serie?

Creo que la serie va a reabrir muchas cosas y va a remover sentimientos que tal vez han quedado en el olvido. Un mensaje como tal es difícil de definir, porque depende del lado que lo veas. Puede ser un mensaje de unión y de familia, pero también uno de amistad, aunque te des cuenta de que la amistad se corrompe. Creo que más que mensaje, es una serie que te dejará pensando en las cosas que se pudieron
haber hecho mejor y lo que no se debe de hacer. Creo que eso es lo que va a dejar.

¿Qué te llevas de tu participación en Colosio?

Me gustó mucho trabajar con Hiro (Hiromi Kamata). Nunca había trabajado con una directora mujer y me encantó la confianza que me tuvo, así como la forma en que hablábamos sobre el personaje, y en general el apoyo que me dio. Ella tiene una sensibilidad increíble para comunicarse con el actor, es una directora súper completa.

¿Cuál ha sido el mayor reto que has tenido?

Creo que uno de ellos es haber interpretado a Luis Donaldo Colosio porque es una responsabilidad muy grande. Ponerte en los zapatos de alguien tan importante es difícil. También entrar en la problemática política de la época y darle vida a la situación, envolverte en los sentimientos de la familia, con los enemigos y los amigos. Fue muy demandante el estar cambiando de sentimientos de una escena a otra, pasar del político al papá cariñoso y luego al amigo. Era todo un arcoíris de colores de situaciones y sentimientos diferentes y encontrados.

¿Cuál es tu mayor sueño?

Trabajar y vivir toda mi vida de actor.

¿Qué podemos esperar de ti en el futuro, algún proyecto en puerta?

Están por salir las dos películas que hice en México (Destierro y Polvo viento). También acaba de salir la película Alita: Battle Angel de Robert Rodríguez y James Cameron, tuve una participación muy pequeña ahí, pero Cameron es el director más taquillero de la historia, entonces trabajar con él fue también una satisfacción muy grande. A futuro espero que se sigan abriendo muchas puertas. En México no me conocen mucho y espero que con Colosio me identifiquen. Quiero seguir trabajando mucho y estoy abierto a ofertas, a ver guiones y a seguir adelante.

FACTS

  • Jiménez ha ganado premios como el de Mejor Actor por su participación en Desdemona A Love Story en el Boston International Film Festival.
  • Afirma Jiménez que muchas personas pensaban que él era de nacionalidad colombiana tras su participación en la serie Narcos.
  • El 23 de marzo de 2019 (el día siguiente al estreno de la serie) fue el aniversario luctuoso de Luis Donaldo Colosio (1959-1994).

Texto por Jimena Saldivar