Le Bristol, una clásica joya parisina - LE BRISTOL-5

Adornada por el río Sena, la Ciudad Luz es de aquellos lugares a los que puedes regresar una y otra vez, y descubrir siempre novedades en su encanto. Apodada así por tratarse de la primera ciudad del mundo en implementar alumbrado público, y por la Ilustración, aquel movimiento cultural llevado a cabo en el siglo XVIII, París es el lugar favorito de miles por la belleza de sus calles, su exquisita tradición culinaria, su arquitectura impecable y su variada oferta cultural.

Le Bristol, una clásica joya parisina - le-bristol-1

Foto: Cortesía

Le Bristol de París es uno de los hoteles con más tradición de la capital francesa. Nombrado como el primer Hotel Palacio de la ciudad, Le Bristol fue fundado en 1925 por Hippolyte Jammet, época durante la cual las calles de París se inundaban de aman- tes del arte, la música y la moda.

Gracias a su excelente ubicación en la calle de Faubourg Saint-Honoré, misma que cobró relevancia
en aquella época por comenzar a albergar las boutiques de moda de mayor renombre, Bristol rápidamente se convirtió en el favorito de personalidades como Charles Chaplin y Rita Hayworth.

El nombre del hotel se atribuye al cuarto Conde de Bristol, llamado Bishop Frederick Hervey, un personaje famoso por ser un viajero difícil de com- placer debido a su gran meticulosidad y altos estándares a la hora de elegir hoteles.

La fachada del hotel es una auténtica joya parisina en la que resaltan sus balcones decorados con flores rojas, muy al estilo francés, además de sus clásicos techos a rayas blancas y rojas. Su decoración interior es clásica con accesorios como sillones, cortinas y cojines en tonos ver- de, rosa y azul pastel, provocan-
do aires de lujo y sofisticación, a la vez que aportan una vibra que te invita a sentirte como en casa.

HABITACIONES

Los cuartos en el hotel son famosos por sus amplios espacios, tanto en las habitaciones como en los baños. Todos están decorados al estilo francés, con muebles de la época de Louis XV y Louis XVI, que te harán entrar directamente en el mood parisines y suites, todas con textiles de la más alta calidad europea pro- venientes de marcas como Frey, Canovas, Brunschwig, Thorp y Rubelli, entre otras.

La elección de sus tonos decorativos son azules, violetas y verdes combinados con algunas texturas florales muy sutiles. El hotel cuenta con distintos tipos de habitaciones como la Superior, Prestige y Deluxe, además de suites como la Junior Suite, Prestige Suite y Saint Honoré Suite, entre otras. Y para los más exigentes están las signature suites dentro de las cuales se encuentran la Suite 1925, la Terrace Suite, Penthouse Suite, Imperial Suite y otras más. Las habitaciones cuentan con detalles únicos como piezas de arte pertenecientes a la colección de los dueños de esta cade- na de hoteles, la familia Oetker.

Le Bristol, una clásica joya parisina - le-bristol-8

Foto: Cortesía

Las habitaciones tradicionales, de 40 a 50 metros cuadrados, muestran una decoración parisina exquisita y cuadros originales, ya que en Le Bristol están estrictamente prohibidas las reproducciones, justamente por tratarse de una familia de coleccionistas. Todas cuentan con amplios baños de mármol blanco, equipadas con cómodas tinas. Desde sus ventanales podrás apreciar vistas hacia los jardines del hotel o bien hacia las high end boutiques de la famosa rue du Faubourg Saint-Honoré.

Le Bristol, una clásica joya parisina - le-bristol-2

Foto: Cortesía

La siguiente categoría de habitaciones son las suites, que van desde los 55 hasta los 110 metros cuadrados y ofrecen vistas inigualables de París, como al Castellane Glass Dome. Todas las suites cuentan con altos techos y amplios ventanales que dejan pasar la luz natural, creando un ambiente muy agradable. Con opciones de uno a tres cuartos, y de uno a tres baños, tienen además una sala de estar, dining area, cocina privada, cuartos de vapor, terraza, pie- zas de arte de colección y amenidades de gran calidad.

Dentro de las signature suites está la Imperial, la cual mide de 265 a 323 metros cuadrados, la más grande de Le Bristol.

RESTAURANTES

El hotel es famoso también por su exquisita oferta de gastronomía francesa, contando a la fecha con un total de cuatro estrellas Michelin, tres en su restaurante Epicure y una más en la brasserie de luxe llamada  114 Faubourg.

EPICURE

A cargo del talentoso chef Eric Frechon, Epicure ofrece platillos de la cocina francesa. El restaurante abre tanto para desayunos como para comidas y cenas, y está decorado con un estilo clásico en colores rosas, verdes y blancos con delicadas notas en madera y candiles dorados. Ofrecen también mesas en la terraza rodeada de un jardín, ideal para disfrutar durante los meses más cálidos.

Le Bristol, una clásica joya parisina - le-bristol-3

Foto: Cortesía

Dentro de sus platillos destacan los macarrones rellenos de trufa blanca, alcachofa y foie gras, gratinados con queso parmesano añejo; los langostinos cocinados ligeramente al limón y tomillo; los erizos morados; el pato de Challans rostizado con hojas de zarzamora, cardamomo y cocinado con pimienta cassis y cilantro. De postre podrás elegir entre opciones como el papua de chocolate obscuro ligeramente ahumado y cocinado con cocoa líquida, merengue de cacao nibs; el sorbet de chocolate infusionado con cardamomo y jengibre, o bien el mocha de Etiopía que consta en un helado infusionado con granos de café y regaliz, nuez caramelizada y espuma de leche. Entre otras deliciosas opciones.

Este año marca uno muy importante para el chef Frechon, pues festeja 20 años de encabezar el restaurante Epicure, además de 10 años de contar con tres estrellas Michelin. Sin duda, este restaurante será un must durante tu estancia en París.

114 FAUBOURG

Otra de las joyas gastronómicas de Le Bristol es su restaurante 114 Faubourg, el cual cuenta con una estrella Michelin y un ambiente más relajado. A cargo también del chef Frechon, 114 Faubourg destaca por su increíble cocina abierta y por ser una brasserie exquisita. Aquí ofrecen platillos tanto para comida como para cenar y uno de sus highlights es el pan que preparan en casa, pues es elaborado con una colección de trigo antiguo cosechado en Le Bristol. Cuentan con opciones como paté de pato en una costra, marinado con betabel de jerez; los ravioles con huevo y champiñones, espárragos y crema de parmesano; o una sopa de espinaca con foie gras sellado y emulsión de trufa negra. Para los carnívoros están el filete con costra de tuétano, salsa de vino tinto y tagliatelle con jugo de trufa, o el beef tartar cortado a mano, con anchoas y papas wafer. De postre no te puedes perder el milhojas de bourbon de vainilla con mantequilla, caramelo y sal o el pudin de arroz ligero con sorbet de toronja.

Le Bristol, una clásica joya parisina - le-bristol-4

Foto: Cortesía

CAFÉ ANTONIA

Este romántico café francés está inspirado en la icónica Marie Antoinette, por lo que podrás encontrar un retrato de la reina, obra del artista François-Hubert Drouais, un cuadro muy preciado dentro de la colección de Le Bristol.

Café Antonia ofrece platillos para disfrutar durante cualquier hora del día. Sus candelabros de cristal y sus paredes decoradas con frescos te harán regresar a la época dorada de París. Dentro de su menú de desayunos podrás encontrar huevos benedictinos con trufa, waffles, french toasts y una vasta selección de pastries franceses.

BAR DU BRISTOL

Este bar es el lugar perfecto para disfrutar de los mejores cocteles de la mano de sus experimentados mixólogos. Además, podrás acompañarlos con un delicioso menú de tapas curado por el chef Eric Frechon. Dentro de los cocteles destacan el Devil or Alive elaborado con tequila, mezcal, naranja y flor de sal, o el Cup of Coffee con coñac, Campari, café cold brew y bitter de cardamomo.

Le Bristol, una clásica joya parisina - le-bristol-6

Foto: Cortesía

SPA

Bristol Spa by La Prairie cuenta con un agradable jardín interno, ocho cuartos de tratamiento y una Russian Banïya. Dentro de su amplia gama de tratamientos ofrecen desde faciales y tratamientos corporales hasta masajes personalizados y body scrubs. Dentro de los faciales están algunos como el caviar instant lift facial, el rare platinum facial, o La Prairie signature facial. En las opciones de tratamientos corporales están el liquid gold organic massage, el four hand for travelers, el deep energizer y muchos más.

Cuentan además con un área fitness en donde ofrecen todo tipo de entrenamientos personalizados y clases como outdoor circuit training, cardio boxing, yoga y pilates. También podrás utilizar su alberca con clases como aqua training, o incluso clases de natación para niños.

El hotel Le Bristol es ideal para disfrutar de una estancia muy al estilo clásico francés, rodeado de la decoración más exquisita, con una gastronomía de alto nivel y el mejor servicio personalizado.

Le Bristol, una clásica joya parisina - le-bristol-7

Foto: Cortesía

112 rue du Faubourg Saint-Honoré
+33 1 5343 4300
oetkercollection.com/hotels/le-bristol-paris/

FACTS

  • Su alberca fue diseñada por el Professor Pinnau, arquitecto del yate del magnate Aristóteles Onasiss.
  • En 1940, el hotel Le Bristol fue sede temporal de la Embajada de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.
  • Una de sus signature suites, la 1925, cuenta con una interesante colección de fotografías de la artista Josephine Baker, todas tomadas en el mismo hotel.

Texto por Jimena Saldivar
Fotos cortesía de Le Bristol