Leonardo Ortizgris: construir al personaje

Leonardo Ortizgris, un actor comprometido con su responsabilidad social

Leonardo Ortizgris: construir al personaje - Leo ortíz portada

Leonardo Ortizgris encontró su vocación por las artes escénicas hace más de 20 años, cuando era estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras en la UNAM. Ha sido una larga carrera en la que ha saltado del teatro al cine y de vuelta. Ahora, más versátil que nunca, ha decidido también incursionar en series de televisión.

Leonardo Ortizgris: construir al personaje - leo-ortiz-actor-cine-mexicano-foto

Foto: Violeta Films

Ortizgris se estrenó en la pantalla grande con Wadley (2008), pero lo que lo posicionó en la industria cinematográ ca fue su actuación en Güeros (2014) ópera prima de Alonso Ruiz Palacios, director y amigo del actor, con el que ya se hizo costumbre trabajar, como en su más reciente entrega: Museo (2018). Leo tiene grandes planes a corto plazo: historias ambiciosas por contar en las que, estamos seguros, se distinguirá por su entrega en la caracterización de personajes.

¿Cuál es tu filosofía en las artes escénicas?

La tenacidad y la consecuencia de contar las historias que quiero contar. Soy un actor que tiene esa posibilidad y esa suerte, es un privilegio. Se ha dado por diferentes circunstancias: la fortuna, los amigos que he construido a partir del teatro. Todo esto me ha ido mandando al lugar donde estoy ahora. De contar historias que me emocionan y que además tienen una responsabilidad social.

¿Tienes algún género favorito?

Cine noir. me gusta mucho, me estoy clavando en el cine euro- peo de los años setenta. Me llama la atención esa forma de actuar. Pareciera que es caduca, pero me resulta muy atractiva. Cómo significan lo que están contando.

¿Cuáles son tus referentes actorales?

William Dafoe es un actor que respeto mucho. Philip Seymour Hoffman. A Denis Lavant tuve el privilegio de conocerlo en un festival y me pude comunicar con él. Conversamos, él en francés y yo en castellano. Pudimos hablar de lo que significa actuar. Me pareció un tipo dulce y legítimo. Charlamos sobre cómo contar las historias y la necesidad de contarlas.

Leonardo Ortizgris: construir al personaje - leo-ortiz-artes-cine

Foto: Violeta Films

¿Cine, teatro o series?

Teatro. No sé, depende. Llevo años haciendo teatro y la verdad es un lugar donde me siento bien, muy abrazado. Conozco la maquinaria teatral. Eso me hace estar relajado. El cine me pone muy tenso, antes de empezar a rodar. Y las series, pues es otro lengua- je, uno distinto. Al cine todavía no le agarro la soltura como para desenvolverme de manera más cómoda dentro de una etapa de filmación. En cambio, el teatro es un lugar más familiar. El proceso creativo es distinto.

¿Cuál ha sido tu proyecto más desafiante?

Cada proyecto tiene distintas naturalezas. Siempre está el desafío de la construcción del personaje. La relación con tus compañeros es fundamental. Cada uno es desafiante. Es emocionante y por ello sigo ahí. No dejo de sorprenderme en cada proyecto en el que estoy. Hay desafío, hay tensiones, hay conflicto. Sea una comedia o el protagonista de una película policiaca, cada uno tiene su valor y su importancia.

¿Cómo lidias con el sentido del ridículo?

Está presente todo el tiempo. Para el actor debe ser su gran compañero. Si le temes al ridículo, no arriesgas, te vas por lo seguro. Una de mis herramientas como actor es el error, el equívoco es sustancial. Gracias a eso te das cuenta de que no pasa nada. Hacer el ridículo en este oficio se vale. Puedes transformarlo, jugar con eso. No me da tanto miedo. Me da más miedo el rídiculo de una entrevista, no contestar adecuadamente, que estar como personaje haciendo el ridículo,
porque es el personaje. Es un mecanismo que funciona de manera muy extraña en el cerebro. Los personajes ahí están, y lo que te piden es lo que les tienes que dar.

Leonardo Ortizgris: construir al personaje - leo-ortiz-cine-actor-foto-arte

Foto: Violeta Films

¿El cine se ve en sala o en la comodidad de tu casa?

Yo soy chapado a la antigua, el cine se ve mejor en una sala. Sin duda. No solo por la tecnología que hay detrás, sino porque es un fenómeno colectivo. El estar junto a una persona que está reaccionando a lo que ambos ven, aunque no lo cono- ces y probablemente nunca lo vuelvas a ver. Te pone en una dispocisión para tener toda la atención en la historia. La pan- talla en tu casa cuenta con infinidad de distractores, que no te permiten meterte de lleno en la historia. Es otra experiencia. Lo importante de tener la opción de verlo en casa es la posibilidad de ver las películas que se te fueron de cartelera.

¿Qué buscas en un guión? ¿Cómo seleccionas los proyectos en los que trabajas?

Hasta ahora he podido seleccionar mis proyectos. Tengo la suerte de que la gente me ha buscado con nuevos proyectos, óperas primas. He trabajado con mucha gente que dirige su primera película, y hay un interés real por contar una historia. Es un volado, puede salir bien o ni si quiera salir. Es apostar por lo que te gusta hacer, sea cine, teatro o tele. Lo que busco básica- mente es que sean historias que signifiquen para mí, que tengan una responsabilidad social, que vayan de acuerdo con lo que pienso como individuo. Que el personaje que yo voy a hacer tenga una trascendencia dentro de la ficción, una relevancia para transformar esa historia. Que me apasionen, que no conozca, que sean universos distintos. De eso va la selección de mis películas.

¿Qué personaje te gustaría interpretar?

Me gustaría hacer a Ricardo Flores Magón o a David Alfaro Siqueiros. Son dos tipos de la historia que han transformado este país, a partir de su propuesta política libertaria. Son dos personajes que admiro mucho, opuestos en su temperamento y en esencia.

Leonardo Ortizgris: construir al personaje - leo-ortiz-photoshoot-actor

Foto: Violeta Films

¿Qué viene a corto plazo?

Filmé un thriller policiaco, se llama Los minutos negros. Es la historia de un policía del norte del país que está tratando de resolver un crimen cometido con unas niñas. Es una historia densa, en género noir, que como te decía, es muy interesante.

Después me voy a Chile a filmar con Alfredo Castro. Una película que se llama Tengo miedo torero. Hay muchas cosas que hacer este año y estoy muy contento. Los guiones me apasionan. También tengo una serie web. Todos los personajes que interpretaré son muy diversos.

En Tengo miedo torero voy a interpretar a Carlos, un mexicano que, planea hacer un atentado a Pinochet. Es un revolucionario. Para cumplir su objetivo seduce a una transexual. Es una narrativa de amor, complicidad, es adaptación de Lemebel, de mismo nombre.

Está por estrenarse una película que se llama ¿Conoces a Tomás?, la ópera prima de Maria Torres, que habla sobre autismo. Fue un proyecto muy interesante, estoy contento con ese trabajo.
Posteriormente estrenaré también una película que se llama Los amores modernos, que es un mosaico, una película coral con diferentes protagonistas donde exponen diferentes formas de amor.

Leonardo Ortizgris: construir al personaje - guerra-fria-climax-peliculas-actor-leo-ortiz

Foto: Violeta Films

¿Te ves dirigiendo cine?

No me veo dirigiendo cine, me parece muy difícil. Admiro a los directores porque contar la historia a partir de la imagen, la cámara, dirigir a los actores, es una tarea muy complicada y yo no tengo esa minucia. Me llama mucho la atención la traducción a un lenguaje visual, a la posición de la cámara.

¿Dirigir teatro?

Teatro sí he dirigido, es una experiencia increíble, pero es difícil como actor. Dirigí dos obras, la más reciente hace cuatro años, se llama Cómo se llama. Una historia para niños sobre el duelo, la pérdida. La escribí, la actué y la dirigí. Llevo muchísimos años siendo actor y cambia la manera en la que te diriges. Pedirle a los actores lo que tienen que hacer es una tarea compleja, como director debes hacerlo y hay que cambiarse el switch de actor a director.

Las veces que he dirigido, ha sido muy gratificante. Proyectos muy enternecedores, puestas en es- cena muy lindas. Me quedo con ganas de seguir dirigiendo, pero es una tarea difícil y se necesitan muchos recursos. Dirigir teatro es atractivo, emocionante pero muy conflictivo. Es una experiencia increíble. La próxima vez que dirija prometo no actuar.

Leonardo Ortizgris: construir al personaje - leo-ortiz-taquilla

Foto: Violeta Films

¿Hay algún director con el que quieras trabajar?

No, realmente no. Prefiero dejarme sorprender por la gente con la que trabajo. Sin idealizar, porque luego idealizas y cuando tienes la oportunidad de trabajar, te congelas y no pasa lo que esperabas. Quiero dejarme sorprender aceptar proyectos de gente nueva. Muchas veces no he sabido con quién voy trabajar, y eso te da más libertad.

REALMENTE YO ME METÍ A HACER TEATRO POR PODER LOGRAR ALGUNA TRANSFORMACIÓN MEDIANTE MI RESPONSABILIDAD SOCIAL.

Con la llegada de las plataformas de streaming, se abrieron muchas opciones para el cine mexicano. ¿Qué diferencias ves en las oportunidades actuales?

Ahora existe la posibilidad de que nuestro público pueda ver más cine nacional. Sin embargo, es un arma de doble filo. Por una parte, se espera a que lleguen a las plataformas, y si antes no iban a las salas, ahora más cine gracias a las plataformas. No sé muy bien hacia dónde va el negocio de las plataformas.

A mí me ha pasado que he visto películas que no pude ver cuando estaban en cartelera, pero ojalá las hubiera podido ver en el cine, el tema es que no duran nada. Es un gran problema, es muy grave. Duran una semana en cartelera, es brutal. Se vale que haya cine de to- dos los géneros, pero hay narrativas que la gente no conoce porque duran siete días. Es un problema de difusión, la gente no se entera que las películas están en el cine. Tengo un amor-odio con las plataformas. [Risas].

Primera producción en español para YouTube Originals. ¿Cómo fue trabajar en Museo?

Trabajar con Gael y con Alonso fue una experiencia marvillosa. A Alonso lo conozco muy bien, hemos hecho teatro y cine juntos. Es mi amigo y además es mi vecino. [Risas]. Lo admiro porque es muy clavado, muy honesto con lo que quiere hacer en ambas disciplinas. Trabajamos como pandilla. Repetimos el crew de Güeros. Es casi como estar en casa.

A Gael no lo conocía, hubo excelente química, fue muy generoso. Parecía que ya habíamos trabajado juntos, que jugábamos en el mismo equipo. Me dio mucha libertad para trabajar y hacer lo propio en la filmación. También los lugares que visitamos son grandes regalos que uno recibe como actor. Poder entrar al museo de antropología a grabar, tres personas en medio de la nada, fue increíble.

Leonardo Ortizgris: construir al personaje - leonardo-ortizgris-actor

Foto: Violeta Films

¿Cuál es tu recuerdo más entrañable en el cine?

Conservo dos recuerdos formidables. Existía el cine continental, que era una fachada como la del castillo de Disney, en la [colonia] del Valle. Tenía todos los personajes del cine de películas animadas. Cuando llegaba el intermedio, todos los niños íbamos ahí a lanzarnos por las rampas.

El segundo fue en primaria, los jueves eran de cinematografía. En vez de recreo, con un proyector nos ponían cine mexicano en blanco y negro, Pedro Infante o Pulgarcito. Cine de carrete y ahí estábamos todos los chavitos de 6 a 11 años viendo las películas en un proyector, era realmente divertido. Ahora
que lo pienso, desapareció eso. Todos hacíamos señas y ponía- mos las manos en el proyector para hacer una sombra de conejito. Debería existir eso en todas las escuelas. Es un recuerdo muy grato, como de Cinema Paradiso.

¿Qué diferencias hay en el Leo que empezó, al de hoy?

He cambiado, han pasado más de 20 años de trabajar, de hacer ficción. Empecé haciendo teatro. Nunca me vi haciendo cine y mucho menos televisión. El cine se me hacía muy lejano. Real- mente yo me metí a hacer teatro por poder lograr alguna transformación mediante mi responsabilidad social. Entré al teatro por la obra de dos dramaturgos: Berlot Brecht y Augusto Boal. A nivel profesional, hoy, soy un actor que tiene más herramientas. Sabe controlar su energía. Tengo más experiencia. Con el tiempo surgen muchas preguntas: ¿para qué hago esto? ¿Qué importancia tiene esto para mí y para mi entorno? Te hace un actor más maduro y más miedoso. Entran más miedos para contar historias. Es curioso, yo creo que es la edad.

 

QUICK TRAVEL GUIDE

Ciudad favorita en México y en el mundo.
Oaxaca y Madrid.

Canción para roadtrip.
“Mezzanine” de Massive Attack

Compañía perfecta para un viaje.
Carla y León.

La ciudad que relacionas con el cine.
Lisboa.

Vino, cerveza o mezcal.
Vino, cerveza y mezcal.

Tres cosas que no pueden faltar en tu maleta.
Desodorante, audífonos y cacahuates japoneses.

Consejo de viaje.
No olviden sus cacahuates japoneses.

Destino por conocer.
Los Balcanes.

Restaurante favorito.
Los mercados.

Platillo favorito.
Camarones.

Fotos por Violeta Films
Texto por: Diego Cuellar
www.violetafilms.com