Libra, la criptomoneda de Facebook

Libra, la nueva criptomoneda de Facebook

Libra, la criptomoneda de Facebook - Ilustracione-2

La tecnología de blockchain sigue irrumpiendo la manera en la que se hacen las transacciones de valor en el mundo, y su adopción es algo inevitable. Ahora es el turno de Facebook que, junto con un gran grupo de empresas, entre ellas Visa, Paypal, Uber, Mercado Pago, Ebay y Spotify, han creado una nueva moneda que llevará por nombre Libra. La moneda podrá ser utilizada en una cartera digital que llevará por nombre Calibra, donde podrás hacer pagos de servicios a través de varias plataformas, como Facebook y WhatsApp.

Esta moneda se crea sobre un código abierto en la tecnología de blockchain. A diferencia de las criptomonedas sobre las que hemos platicado en ediciones anteriores, Libra será controlada por un consorcio de 28 compañías ubicado en Suiza. Buscan controlar la volatilidad del activo mediante la creación de una canasta de activos, que garantiza el valor de cada una de las monedas en circulación, buscando la mayor estabilidad económica del activo.

Existen opiniones negativas sobre si el término criptomoneda debería ser aplicado a la Libra, pues al ser controlado por un consorcio de empresas que define qué activos estarán en la canasta de valor, hace que la inyección de capital en la criptomoneda genere valor a dicha canasta, por lo que realmente se está creando un fondo de inversión controlado por un consorcio de empresas. Imprimiendo, por así decirlo, tickets que puedan ser intercambiados por otros recursos, en otras palabras, será como comprar notas de crédito. Estas características le quitan los valores de la descentralización, valores de propiedad, privacidad, escasez y, lo más importante, el valor no se genera a través del uso que le de la comunidad.

Libra, la criptomoneda de Facebook - ilustracione-1

Ilustración: The Noun Project

Lo más riesgoso de esta moneda para los usuarios y, a su vez, el valor más grande para el consorcio, es la información que van a manejar. Hemos sido testigos estos últimos años de la importancia de la información, y el control que se puede llegara tener conociendo a los usuarios, controlando la comunicación para moldear toma de decisiones masivas, ya sea en ámbitos políticos, financieros o de mercado. El acceso a la información de cada usuario relacionado con su actividad con cada una de las empresas y servicios que hoy en día utilizamos más, representará un enorme valor para el consorcio.

Los usuarios que quieran comprar Libra, tendrán que acudir a determinados exchanges online, sistemas de pagos de las empresas del consorcio, y establecimientos, pudiendo hacer- lo a través de moneda local, o de otras criptomonedas, lo que ocasionará un aumento de valor en estas últimas por la demanda que seguramente se va a generar. Algo que podría suceder es que algunos usuarios compren libras con la intención de invertir en criptomonedas, pero al darse cuenta de que en realidad es una moneda de un sector privado, quizás optarán por moverse a otras verdaderas criptomonedas, buscando retornos de inversión más importantes.

Criptomoneda o no, el hecho de que el lanzamiento de este activo sobre una red de blockchain sea realidad y haya sido impulsado por parte de las compañías de medios sociales, contenido y pago más grandes del mundo, reconforta a todos los que creemos en la tecnología. Como lo hemos dicho antes, se reduce a un tema de adaptabilidad, mientras seamos capaces de adaptarnos a los cambios, aprovecharemos mejor el tiempo para crear valor en la sociedad.

Lo más importante de esta criptomoneda es el mensaje que da al mundo financiero y a los gobiernos, sobre la accesibilidad al dinero y la conexión entre pares de todo el mundo. Aun prometiendo cumplir con los programas regulatorios de la ONU y organizaciones de los gobiernos locales, la disrupción es inminente, estos últimos tendrán que buscar la manera de adaptarse.

Hoy, las criptomonedas vuelven a ser el foco de atención. Cada vez más gente está recurriendo a invertir en estos activos digitales, y lo más importante es estar informado.

Texto por Luis Ángel Adame Torres
@AdameLuisAngel
www.polymath.capital

Ilustraciones The Noun Project