Los mejores microrrelatos para leer en tu tiempo libre

Microrrelatos para leer en poco tiempo.

Los mejores microrrelatos para leer en tu tiempo libre - Los mejores microrrelatos portada

Si te gusta la lectura, pero no tienes tiempo para leer una novela completa, una excelente opción para satisfacer tu curiosidad literaria son los microrrelatos. Son textos pequeños, de ficción, que utilizan un lenguaje muy claro y conciso para contar una historia. Algunos de los escritores que han incursionado en este género son Juan José Arreola, Leopoldo Lugones, Augusto Monterroso, Jorge Luis Borges y Julio Cortázar.

A continuación, te dejamos 10 de los mejores microrrelatos para entretenerte un rato.

1. “El dinosaurio” – Augusto Monterroso

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

2. “Calidad y cantidad” – Alejandro Jodorowsky

No se enamoró de ella, sino de su sombra. La iba a visitar al alba, cuando su amada era más larga.

3. “Un sueño” – Jorge Luis Borges

En un desierto lugar del Irán hay una no muy alta torre de piedra, sin puerta ni ventana. En la única habitación (cuyo piso es de tierra y que tiene la forma de círculo) hay una mesa de maderas y un banco. En esa celda circular, un hombre que se parece a mí escribe en caracteres que no comprendo un largo poema sobre un hombre que en otra celda circular escribe un poema sobre un hombre que en otra celda circular… El proceso no tiene fin y nadie podrá leer lo que los prisioneros escriben.

4. “Amor 77” – Julio Cortázar

Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

5. “La carta” – Luis Mateo Díez

Todas las mañanas llego a la oficina, me siento, enciendo la lámpara, abro el portafolios y, antes de comenzar la tarea diaria, escribo una línea en la larga carta donde, desde hace catorce años, explico minuciosamente las razones de mi suicidio.

6. “Toque de queda” – Omar Lara

—Quédate, le dije.

Y la toqué.

7. “La manzana” – Ana María Shua

La flecha disparada por la ballesta precisa de Guillermo Tell parte en dos la manzana que está a punto de caer sobre la cabeza de Newton. Eva toma una mitad y le ofrece la otra a su consorte para regocijo de la serpiente. Es así como nunca llega a formularse la ley de la gravedad.

8. “La verdad sobre Sancho Panza” – Franz Kafka

Sancho Panza, que por lo demás nunca se jactó de ello, logró, con el correr de los años, mediante la composición de una cantidad de novelas de caballería y de bandoleros, en horas del atardecer y de la noche, apartar a tal punto de sí a su demonio, al que luego dio el nombre de Don Quijote, que este se lanzó irrefrenablemente a las más locas aventuras, las cuales empero, por falta de un objeto predeterminado, y que precisamente hubiese debido ser Sancho Panza, no hicieron daño a nadie. Sancho Panza, hombre libre, siguió impasible, quizás en razón de un cierto sentido de la responsabilidad, a Don Quijote en sus andanzas, alcanzando con ello un grande y útil esparcimiento hasta su fin.

9. “Sueño de la Mariposa” por Chuang Tzu

Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Tzu.

10. “Carta del enamorado” – Juan José Millás

Hay novelas que aun sin ser largas no logran comenzar de verdad hasta la página 50 o la 60. A algunas vidas les sucede lo mismo. Por eso no me he matado antes, señor juez.