Milford Sound, la octava maravilla del mundo

¿Cuál es la octava maravilla del mundo?

Milford Sound, la octava maravilla del mundo - milford sound portada

 

Hace varios siglos, los griegos hicieron una lista con las obras arquitectónicas y escultóricas que consideraban que valía la pena visitar; así nacieron las siete maravillas del mundo antiguo. Con los años, se fueron modificando y se hicieron varias listas hasta que en el siglo XVI se fijó una definitiva gracias al artista Maarten van Heemskerck, quien realizó siete cuadros en los que ilustró las siete maravillas.

De esas maravillas, solo queda una en pie: la Gran Pirámide de Guiza; por ello, en el 2007, se llevó a cabo un concurso internacional para seleccionar las siete maravillas del mundo moderno y fueron elegidas Chichén Itzá en México, el Coliseo en Roma, Machu Picchu en Perú, Petra en Jordania, el Taj Mahal en la India, el Cristo Redentor en Brasil y la Gran Muralla en China.

Dado que solo hay siete maravillas, es común que se le llame octava maravilla a diversos sitios que pueden compararse en cuanto a belleza y magnitud con los de la lista oficial y, entre ellos, se encuentra Milford Sound, mejor conocido como Piopiotahi.

Este fiordo se encuentra en Nueva Zelanda y ha cautivado a turistas y locales con su espectacular flora y fauna. Muchos lo consideran el lugar más bonito del mundo y la zona en la que se encuentra, Te Wahipounamu, fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Milford Sound tiene una longitud de 15 km, está rodeado por el mar de Tasmania y posee escarpadas rocas de más de 1200 m de altura entre las que destacan sus diferentes picos; por ejemplo, The Elephant, cuya forma es similar a la de la cabeza de un elefante, y Lion Mountain, que parece un león agachado.

Este lugar, además, no solo es el más húmedo de la región, sino del planeta, de modo que hay días en los que las precipitaciones duran más de 24 horas y crean docenas de cascadas temporales cuya caída alcanza los 1000 m.

Entre las diversas actividades que puedes realizar, el senderismo y el canotaje son un must y, cuando concluyas tu visita, te recomendamos conocer los pueblos cercanos, como Te Anau y Queenstown.

Texto por Renée Sotomayor