Monte Xanic, el vino de México por excelencia

Monte Xanic es el vino mexicano por excelencia. Destaca dentro de la industria como el primer vino premium de nuestro país

Monte Xanic, el vino de México por excelencia - Monte Xanic 1 Fernando Aceves 150

Monte Xanic nace de la mente creativa de cinco amigos mexicanos que, al analizar como destino el Valle de Guadalupe, consideraron que tenía mucho potencial para elaborar el primer vino premium de nuestro país. A continuación, te compartimos todos los detalles sobre esta marca que pone en alto el nombre de México.

Monte Xanic, el vino de México por excelencia - felipe-perez-santiago-gris-fernando-aceves-95

La marca se fundó en 1987 y, dos años después, realizaron la primera cosecha con el fin de crear un vino de la mejor calidad. A pesar de los obstáculos que hubo en el camino, Monte Xanic se logró posicionar a nivel nacional e internacional.

Monte Xanic, el vino de México por excelencia - monte-xanic-1-fernando-aceves-21

Sus notas exóticas y su delicioso aroma conquistaron el paladar de muchos, desde exigentes jueces en concursos mundiales hasta el mercado mexicano. Además, Monte Xanic ha sido galardonado con distintas medallas y reconocimientos en los concursos más antiguos y prestigiosos del mundo.

Monte Xanic, el vino de México por excelencia - monte-xanic-1-fernando-aceves-150

Pero la trayectoria de Monte Xanic no termina ahí; durante la última década, la marca se ha enfocado en expandir sus horizontes; ha creado vinos y tendencias que apuestan a nuevos nichos de mercado.

Monte Xanic, el vino de México por excelencia - felipe-perez-santiago-gris-fernando-aceves-21

Hoy en día, Monte Xanic es una de las bodegas más grandes y fuertes del país, lo cual lo convierte en líder indiscutible. Además, la marca está consolidada por cuatro variantes: Gran Ricardo, Monte Xanic, Monte Xanic Calixa y las ediciones limitadas que produce.

Monte Xanic se ha ganado la preferencia de los mexicanos gracias a su inigualable sabor, calidad y excelencia. ¿Ya lo probaste? ¡No dejes de hacerlo!

Escrito por Almudena Compeán