MUTEK, un diálogo entre el sonido y las artes visuales

El MUTEK es un festival que impulsa el arte digital y la música en todo el mundo

MUTEK, un diálogo entre el sonido y las artes visuales - MUTEK-1

En noviembre de este año, del 19 al 25, se llevará a cabo la décimoquinta edición del MUTEK.MX en la Ciudad de México. Un evento que conmemora la trayectoria de 15 años de este proyecto en la vida cultural de la Ciudad. “El festival de este año lo estamos preparando con dos creativos, uno escocés y el otro canadiense. En lo que más queremos profundizar es en el diálogo entre la instalación y el performance”, nos cuenta en exclusiva Damián Romero, director del proyecto en México.

MUTEK, un diálogo entre el sonido y las artes visuales - mutek-2

Foto: Cortesía

El MUTEK es un festival que nació en Montreal, en el año 2000, con la finalidad de generar una plataforma que impulsara y globalizara la in- novación en la música electrónica, la tecnología inmersiva y el arte digital. Durante una se- mana, los participantes viven una experiencia audiovisual completamente única, en diferentes venues de las ciudades donde se lleva a cabo.

MUTEK, un diálogo entre el sonido y las artes visuales - mutek-3

Foto: Cortesía

“Es un festival atípico, inquieto, con muchos retos. Siempre estamos buscando nuevas aventuras y esto implica re- construirnos constantemente, aceptando los retos que conlleve”, afirmó Damián.

El MUTEK con los años se ha globalizado, ampliando sus ediciones a ciudades como la Ciudad de México, Barcelona, Buenos Aires, Tokio, Dubái y San Francisco, sumando un total de siete ediciones. “Cada una ha te- nido su propio desarrollo. Nunca se pensó en hacer este proyecto para conquistar el mundo, más bien teníamos la misión de conectar culturas”, agregó Damián.

MUTEK, un diálogo entre el sonido y las artes visuales - mutek-4

Foto: Cortesía

El concepto de cada edición se desarrolla a través de una red internacional de creativos que constantemente están sumando ideas al proyecto. “Los diseños de los festivales son distintos en cuanto a cómo se desarrollará, la cantidad de programas, artistas y tipos de espacios”, afirmó Damián. El contexto de cada ciudad determina retos diferentes: políticos, tipo de público y espacios, entre otros factores. Si bien todos los MUTEK tienen algo en común, al final cada uno es una experiencia irrepetible.

El MUTEK reúne talento de todas partes del mundo, con la finalidad de acortar la brecha cultural para ofrecer una experiencia dirigida a un espectador planetario. “Nos hemos dado a la tarea de funcionar como una plataforma sólida para los artistas, en el sentido de que ellos sientan que tienen la oportunidad de presentarse en las siete ediciones. Podría decirse que así tienen gran parte de su estrategia de promoción cubierta”.

MUTEK, un diálogo entre el sonido y las artes visuales - mutek-5

Foto: Cortesía

Las locaciones del festival son tan importantes como el programa. “Creamos una experiencia escenográfica para el artista y para el espectador. El espacio per se para nosotros es una pieza a intervenir”. El nombre MUTEK proviene de la palabra ‘mutación’. De acuerdo con Damián Romero, el festival ha ido evolucionando: “Se ha convertido en un proyecto interdisciplinario, donde cada vez más actores y técnicas diversas dialogan entre sí, entonces las formas son cada vez más abstractas, más indefinidas y más apegadas a un discurso que las valide en el mundo de las artes contemporáneas y por los institutos y entidades artísticas del mundo”.

Algunos de los artistas participantes para este año son: Avalon Emerson, Nathan Fake, Varg, Myriam Bleau, Freeka Tet, entre otros. “Tenemos un par de sorpresas y de proyectos sumamente especiales, alrededor de la idea de cómo cambiar el switch y darle a la audiencia una experiencia que deje en claro porqué somos diferentes a cualquier otro festival”.

mutek.mx/2018

FACTS

  • Ciudad de México fue la segunda ciudad sede del MUTEK, después de su estreno en Montreal.
  • El siguiente año se inaugurará una edición del MUTEK en Dubái.

Texto por Mónica Díaz
Fotos cortesía de MUTEK