Manos a la obra

Después de los dos terremotos que golpearon al país este 7 y 19 de septiembre, el gobierno federal salió a decir que se necesitarán cerca de 37 mil millones de pesos para reconstruir viviendas, escuelas e inmuebles dañados. ¡¡Grave!! A pesar de que los censos para medir los daños aún no terminan, se estima que son alrededor de 250 mil personas las que se quedaron sin vivienda y más de 10 mil escuelas dañadas. ¿Y entonces? Además del dinero recaudado por el gobierno, varias empresas, tanto nacionales como extranjeras, unieron esfuerzos en un fideicomiso de iniciativa privada llamado Fuerza México. Ahora será la tarea de Nafin (Nacional Financiera – la banca de desarrollo en México) cuidar de este fideicomiso para verificar que cumpla el propósito con el que fue creado.

¡Mujeres al volante!

A partir de junio de 2018, Arabia Saudita permitirá que las mujeres conduzcan. ¿Qué no se podía? Recordemos que este es uno de los países con mayor represión hacia las mujeres. Además de estar sujetas a un estricto sistema de guardianes en el que un miembro familiar masculino (padre, esposo, hermano e incluso hijo) puede tomar decisiones por ella, hasta ahora no se les permitía conducir. Supuestamente, el que las mujeres lo hagan, lleva a que se puedan mezclar fácilmente con hombres, algo que es considerado como impropio. Aunque el decreto lo emitió el Rey Salmán, muchos creen que detrás de la nueva decisión estuvo el príncipe heredero Mohamed Bin Salmán, responsable de ambiciosos planes de modernización que contemplan la inclusión de las mujeres en la vida económica.

Foto: wsj.net

Merkel & la extrema derecha

El partido de la canciller alemana Ángela Merkel, la Unión Demócrata Cristiana, ganó este fin de semana pasado las elecciones por cuarta vez consecutiva, pero no todo sucedió como se esperaba. Merkel es una de las líderes más fuertes en Europa y la victoria de su partido le concede 4 años más al mando de la economía más poderosa del viejo continente. ¿El gran “pero”? El tercer lugar fue para el partido Alternativa por Alemania, un grupo de extrema derecha que ahora tendrá una representación del 12,9% en el Parlamento y que habla de “recuperar nuestro país y nuestro pueblo”. Esto no pasaba desde la Segunda Guerra Mundial, y a varios les inquieta el hecho de que un partido de extrema derecha se abra camino en un país marcado por la historia del nazismo.

Foto: nyt.com

Puerto Rico después de María

Después de que María, un huracán de categoría 4 golpeara a Puerto Rico con toda su fuerza, Estados Unidos activó una enorme operación militar para poder sacar al país del caos y la desolación. Sobrevivir a la tormenta fue una cosa, pero ahora los 3.4 millones de habitantes de la isla caribeña enfrentan una crisis humanitaria: dificultad para acceder a servicios básicos como agua, electricidad, atención sanitaria, combustible y vivienda. Aunque en muchos asuntos Puerto Rico se determina solo, al final sigue siendo un Estado libre asociado de Estados Unidos, y por lo tanto ahora les corresponde a los americanos salvar a sus “hermanos pequeños”. Bajo presión, Donald Trump mandó esta semana a instalar un centro militar que recibirá miles de soldados americanos para ayudar al “desbloqueo logístico”, pues el 100% de las redes eléctricas están caídas, las carreteras destruidas impiden el paso de camiones y ni siquiera la mitad de los hospitales están abiertos.

Un ícono americano

La noche del miércoles, Hugh Hefner, el fundador del imperio de entretenimiento y de la revista Playboy en 1953, murió a sus 91 años. Para su hijo, hoy en día director creativo de Playboy Enterprises, su padre fue “el líder de los movimientos sociales y culturales más significativos de nuestro tiempo, defendiendo la libertad de expresión, los derechos civiles y la libertad sexual”. La realidad es que ‘Hef’, como lo apodaban sus amigos, no fue sólo el fundador de un multimillonario imperio, sino un ícono del hedonismo admirado por muchos y criticado por otros. Al final, más que a una empresa representaba a un estilo de vida: siempre rodeado de conejitas, con su pipa, suéteres de cachemir, cócteles sofisticados y estrambóticas fiestas en la Mansión Playboy.