Obras de arte mexicanas en el mundo

Siqueiros, Cruzvillegas, Kahlo, conócelos.

Obras de arte mexicanas en el mundo - asterisms portada

México es reconocido por su comida, su cultura, su música, sus paisajes y, definitivamente, por su talento artístico. Desde José María Velasco, pasando por Frida Kahlo, Diego Rivera, Siqueiros y Tamayo, hasta Gabriel Orozco y Abraham Cruzvillegas, las propuestas innovadoras, los colores y la técnica de estos artistas han inspirado a millones a través de sus obras. Por ello, a continuación,te mostramos algunas de las más apreciadas alrededor del mundo:

“Asterisms” de Gabriel Orozco

 Gabriel Orozco es uno de los artistas mexicanos contemporáneos más importantes. Ha expuesto en lugares como el MoMA y el Centro Pompidou. “Asterisms”, conformada por fotografías e instalaciones elaboradas con residuos y basura que el artista recolectó en Nueva York y en Baja California Sur, fue presentada en el Guggenheim de Berlín y en el de Nueva York. La muestra fue curada por Nancy Spector y, en ella, 1200 objetos fueron acomodados por color, tamaño y material.

El hombre en el cruce de caminos de Diego Rivera

El famoso muralista mexicano fue contratado por Nelson Rockefeller en los años 30 para crear un mural que adornara el vestíbulo del Rockefeller Center en Nueva York. La obra no pudo ser terminada, pues Rivera había incluido en ella el retrato de Lenin y esto provocó un rechazo rotundo por parte de la familia Rockefeller. El mural fue destruido y, posteriormente, el Palacio de Bellas Artes encargó a Rivera decorar su segundo piso. Así, el artista reelaboró el mural, el cual está impregnado de un poderoso contenido político.

Empty Lot de Abraham Cruzvillegas

En el 2015, Abraham Cruzvillegas expuso una instalación llamada Empty Lot en uno de los recintos artísticos más prestigiosos del mundo, el Tate Modern de Londres. La obra fue una propuesta para mirar hacia un futuro lleno de esperanza. Cruzvillegas fue el segundo latinoamericano en realizar una instalación en la Sala de turbinas de este museo. El artista es conocido por sus esculturas creadas por medio de la manipulación de diferentes materiales; sin embargo, ha realizado pinturas, dibujos, fotografías y videos también. Ha expuesto alrededor del mundo en lugares como Tokio, Alemania, los Países Bajos y Estados Unidos.

Prometeo trayendo el fuego a los hombres de Rufino Tamayo

Rufino Tamayo fue uno de los principales artistas de su época, lo cual se ve reflejado en que sus obras trascendieron hasta el día de hoy. En 1958, el Comité Asesor de las Obras de Arte de la UNESCO pidió a Tamayo que decorará la Sala de Comisiones de su nuevo edificio en París y así fue como pintó Prometeo trayendo el fuego a los hombres. El artista recibió muchos reconocimientos por su arte, como el Premio Nacional de Artes o la Legión de Honor de Francia. También fue nombrado doctor honoris causa por múltiples universidades; entre ellas, la UNAM.

El marco de Frida Kahlo

Obras de arte mexicanas en el mundo - el-marco-frida

Foto: Pinterest

Frida Kahlo fue una mujer que buscaba cambiar paradigmas y estereotipos de género, así como una de las artistas más famosas no solo en México, sino en el mundo. Su autorretrato El marco fue expuesto en 1939 en París y fue la primera obra de un mexicano en ser adquirida por el Louvre. Desde entonces, el trabajo de Frida ha sido mostrado en diversas exposiciones y la artista se ha convertido en un ícono de la cultura mexicana.

América tropical de Siqueiros

Obras de arte mexicanas en el mundo - tropical-america

Foto: Flickr

David Siqueiros, al igual que la mayoría de los muralistas de su época, tenía ideales comunistas, los cuales solía plasmar en sus obras. En 1932, le ocurrió algo muy similar a lo que le pasó a Diego Rivera con Rockefeller: los directivos del Plaza Art Center de Los Ángeles le encargaron un mural en el que esperaban ver paisajes de ensueño, pero el artista retrató la opresión del imperialismo sobre los pueblos del sur del continente al mostrar, entre otros elementos, a un hombre indígena crucificado bajo las alas de un águila americana. La obra pronto fue rechazada y se le cubrió con una capa de pintura. Después de 25 años y un largo proceso para conservarla, la pieza está nuevamente a la vista.