5 poemas escritos por mujeres

Poemas escritos por mujeres

5 poemas escritos por mujeres - Mujeres 1

A lo largo de la historia, las mujeres han aportado grandes obras literarias a la humanidad. Los siguientes poemas fueron escritos por mujeres talentosas y te aseguramos que te harán sentir orgullosa de pertenecer al género femenino. El primero es de Laura Casielles, una periodista española que ha ganado varios premios. El segundo es de Rupi Kaur, una escritora canadiense de la que te recomendamos leer sus obras completas y seguirla en sus redes sociales, ya que ha desarrollado un activismo muy notable. El tercero es de Gioconda Belli, autora nicaragüense cuya poesía es considerada revolucionaria y ha causado gran controversia y revuelo por la manera en la que aborda el cuerpo y la sensualidad femenina. El cuarto es de Shirley Campbell, una antropóloga que se ha especializado en el feminismo africano y que es reconocida como una de las poetas afrodescendientes más importantes. Finalmente, el quinto es de Sonia Scarabelli, una escritora argentina cuyos poemas harán que te identifiques a un nivel personal con cada palabra.

Homenaje a las hermanas de Laura Casielles

A veces, las mujeres que admiro lloran.

Lloran polen, lloran piedra, lloran plumas caídas de estornino débil

y aceite quemado sobre la arena gris.

Lloran porque no encuentran

el hilo del buen amor,

lloran porque su voz no es una columna de mármol,

lloran por el peso del río.

Hay mujeres que admiro y no conozco y a veces lloran.

Supongo que también les arden bulbos en las entrañas y tienen en el jardín tumbas de cedro.

Otras mujeres llevan

el fardo prieto de veinte siglos sobre los hombros.

No tienen mucho tiempo para llorar, pero a veces,

manantiales y pozos y olas se les caen a las manos.

El charco repta lentamente, llega al mar de los charcos de antaño.

Se evapora, llueve.

Lustrosas espigas se hinchan

en un huerto de otra parte.​

5 poemas escritos por mujeres - mujeres-2

Foto: Pinterest

Rupi Kaur

No quiero tenerte

para completar las partes vacías de mí misma

quiero estar completa yo sola

Quiero estar tan completa

que pudiera iluminar una ciudad entera

y luego

quiero tenerte

porque los dos

combinados

la podríamos prender

fuego.

5 poemas escritos por mujeres - mujeres-3

Foto: Pinterest

Y Dios me hizo mujer de Gioconda Belli

Y Dios me hizo mujer,

de pelo largo,

ojos,

nariz y boca de mujer.

Con curvas

y pliegues

y suaves hondonadas

y me cavó por dentro,

me hizo un taller de seres humanos.

Tejió delicadamente mis nervios

y balanceó con cuidado

el número de mis hormonas.

Compuso mi sangre

y me inyectó con ella

para que irrigara

todo mi cuerpo;

nacieron así las ideas,

los sueños,

el instinto.

Todo lo que creó suavemente

a martillazos de soplidos

y taladrazos de amor,

las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días

por las que me levanto orgullosa

todas las mañanas

y bendigo mi sexo.

5 poemas escritos por mujeres - mujeres-4

Foto: Pinterest

Rotundamente negra de Shirley Campbell

Me niego rotundamente

a negar mi voz,

mi sangre y mi piel.

Y me niego rotundamente

a dejar de ser yo,

a dejar de sentirme bien

cuando miro mi rostro en el espejo

con mi boca

rotundamente grande,

y mi nariz

rotundamente hermosa,

y mis dientes

rotundamente blancos,

y mi piel valientemente negra.

Y me niego categóricamente

a dejar de hablar

mi lengua, mi acento y mi historia.

Y me niego absolutamente

a ser parte de los que callan,

de los que temen,

de los que lloran.

Porque me acepto

rotundamente libre,

rotundamente negra,

rotundamente hermosa.

5 poemas escritos por mujeres - mujeres-5

Foto: Pinterest

Otra belleza de Sonia Scarabelli

Mamá, yo ahora tengo otra edad

y me encuentro una belleza distinta,

algo que no viene ni de la noche ni del día,

una manera de ser del cuerpo que se cae:

la carne se va despidiendo de los huesos

(eso que todavía no se nota),

se ablanda y mete un miedo

parecido a la verdad.

A lo mejor es algo a lo que nadie

llamaría belleza, una cosa

que ya no hay, que viene

de todo lo que se cansa y se desgasta,

pero cuando la miro para adentro

¡que oscuridad más serena

la que me encuentro!

Y a veces, qué ganas de reírme

por ir dejando atrás esa forma del tiempo,

qué ganas de reírme y de bailar

como una muchacha.

Escrito por Paola Parachini