Problemas en las alturas: Altos del Golán - WORLD NEWS HBN038

El 21 de marzo, Donald Trump hizo una declaración de lo más polémica. Desde su cuenta de Twitter, dijo: “Después de 52 años, es hora de que Estados Unidos reconozca la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, un territorio de crítica importancia estratégica y de seguridad para el Estado de Israel y la estabilidad en la región”. Inmediatamente después, las alarmas se dispararon a nivel global, pues históricamente, los Altos del Golán ha sido una región disputada, por lo que, tomar postura en un caso tan sensible, puede desestabilizar el Medio Oriente.

Para entender la complejidad de la zona tenemos que remontarnos años atrás, específica- mente a 1967. En ese entonces, casi veinte años después de creado el Estado de Israel, algunos países árabes se levantaron en su contra para tratar de recuperar el territorio y dárselo a los palestinos. Las cosas no les salieron como esperaban, perdieron la Guerra de los Seis Días, Israel creció y se quedaron sin territorios estratégicos. Entre ellos, Siria perdió los Altos del Golán, una zona que está entre el mar de Galilea, el río Jordán y el río Yarmuk.

Los Altos son muy cotizados, por tres razones principales. La primera, y para muchos la más importante, es que están a más de dos mil metros sobre nivel del mar y tienen una vista privilegiada. La segunda, es que se ubican entre Siria, Israel, Líbano y Jordania, y la tercera, es que es una zona donde abunda el agua, algo atractivo en esta región tan árida.

En 1973, Egipto y Siria volvieron a atacar en la Guerra de Yom Kippur, pero una vez más, perdieron. Doce años después, Israel firmó una ley para anexar los Altos del Golán a su territorio de forma oficial, pero el movimiento fue rechazado por la comunidad internacional y hasta por el Consejo de Seguridad de la ONU. Desde entonces y hasta 2011, se dieron varias negociaciones para aclarar quién era dueño de la región, pero no se llegó a nada en concreto y, con la caída del gobierno de Bashar Al Assad, en Siria, el conflicto por los Al- tos pasó a un segundo plano.

Hoy se estima que en la zona viven alrededor de 50,000 personas, la mitad israelíes que se han asentado ahí por el derecho que les dio su país. El res- to son principalmente drusos sirios que, aunque han tenido la oportunidad de convertirse en israelíes, se han opuesto a cambiar de nacionalidad.

El tema de Israel y sus vecinos árabes es altamente complica- do. Históricamente, ha tenido choques con Jordania, Egipto, Líbano y Siria y, siguiendo la línea de no intervención, muchos países de otras partes del mundo han optado por mantenerse al margen de los conflictos regionales. Aunque Estados Unidos ha intervenido en algunos, desde 1981 y hasta la llegada de Trump a la Casa Blanca, había tratado de bus- car una solución diplomática para este espinoso conflicto.

Días después del polémico tuit, Trump se reunió con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu y reconoció formalmente la soberanía de Israel sobre el disputado territorio. Para sorpresa de muchos, la declaración apenas y tuvo efectos. El Consejo de Seguridad de la ONU discutió el tema y aunque todos los miembros del grupo criticaron la movida de Trump, su representante, Jonathan Cohen dejó claro que el presidente no va a retractarse. Y de los países árabes que hace años luchaban al lado de Siria no se supo nada.

FUENTES

https://elpais.com/internacional/2019/03/21/actualidad/1553189808_987924.html

https://www.britannica.com/place/Golan-Heights

Texto por Mercedes Migoya
@mercedesmigoya

Ilustración por @camdelafu