Rapsodia en colaboración con artesanas chiapanecas.

La cosmetiquera de Rapsodia y artesanos de México.

Rapsodia en colaboración con artesanas chiapanecas. - 1. Rapsodia

Rapsodia es una marca internacional de ropa que se distingue tanto por sus bordados como por ser siempre fiel a su estilo. Consciente del tiempo, el esfuerzo y el compromiso que los artesanos de nuestro país ponen en sus productos que, con frecuencia, son verdaderas obras de arte, la empresa se dio a la tarea de colaborar con ellos para impulsar su talento.

Así, Rapsodia se alió con las mujeres de Zinacantán en Chiapas y creó Bordando Vidas a través de la Fundación León XIII; de dicha alianza surgió una cosmetiquera que en su bordado refleja el diseño mexicano y busca enaltecer el trabajo nacional. Tuvimos la oportunidad de platicar con Sandra Mena, que es la directora de Rapsodia México, y con Estrella Hernández, vocera oficial de la Fundación León XIII, quienes nos contaron sobre el proceso del proyecto, los planes a futuro y, también, sobre los artesanos de México.

Rapsodia en colaboración con artesanas chiapanecas. - 2.-Rapsodia-

¿Cómo nació este proyecto?

Nació de Rapsodia México; la marca quería apoyar a los artesanos mexicanos e impulsar sus bordados. Rapsodia no solamente se inspira en artesanías y bordados mexicanos, sino de todo el mundo, pero sus diseñadoras le tienen un gran cariño a nuestro país y por eso quisimos hacer un proyecto en el que ayudáramos a los artesanos mexicanos a tener una plataforma para vender sus productos.

¿Cómo decidieron unirse con mujeres artesanas para crear una cosmetiquera?

Rapsodia trabajó de la mano de la Fundación León XIII y, gracias a ellos, llegaron las artesanas. Fundación León XIII lleva 20 años impulsando el desarrollo de las comunidades en Chiapas, de modo que, además de las artesanías, promueve cajas de ahorro, planes de seguridad alimentaria, salud, formación y educación, entre otras cosas. En esta ocasión, el diseño del proyecto fue complejo y largo, pero muy productivo; la idea no es solamente comprar el producto, sino crear una relación a largo plazo que impuse el desarrollo de las familias y las comunidades de la zona.

Rapsodia en colaboración con artesanas chiapanecas. - 3.-Rapsodia

¿Cómo ha sido el proceso de trabajo con las mujeres artesanas?

Lo primero que hace Fundación León XIII cuando empieza a trabajar con algún grupo es una caja de ahorro comunitario. Con esa caja, comienzan a ahorrar semanal o quincenalmente y, poco a poco, se van creando lazos más fuertes y se va generando una mayor confianza entre las personas que pertenecen a la caja. Después, se implementan otros proyectos dependiendo de las necesidades de las familias y de la comunidad. Entonces, sí es un proceso largo, pero a cambio se recibe mucha satisfacción.

¿Cuál es el principal objetivo de crear un producto en colaboración?

El objetivo de Rapsodia como marca es impulsar el trabajo de los artesanos y convertirnos en una plataforma que permita valorar la riqueza que existe en cada uno de sus bordados. Lo único que queremos es que ellos tengan un crecimiento, que tengan cada vez más trabajo para que les vaya mejor y no se pierdan estas tradiciones; es necesario impulsar estos bordados para que las siguientes generaciones los sigan haciendo. Todo lo que se recauda es para ellos, la marca no gana nada, simplemente es un eslabón para ayudar a la Fundación León XIII.

Rapsodia en colaboración con artesanas chiapanecas. - 4.-Rapsodia

¿Cómo fue el proceso creativo del producto?

Complejo. Al ser una marca internacional, el objetivo y los estándares son muchos y muy altos. Trabajamos durante aproximadamente diez meses y fue muy difícil elegir. La fundación nos daba muchas opciones y, por ejemplo, en uno de los primeros bordados que nos mandaron, no encontrábamos la identidad de Rapsodia dentro de la cosmetiquera, entonces, recurrimos a diseños más florales que encajaran con la marca y así fue como llegamos al producto final. Por supuesto, tratamos de mantener la identidad de las artesanas y de su comunidad; respetamos su traje típico, sus colores y sus formas. Fue un proceso increíble y el resultado fue aún mejor.

¿Cuál es tu opinión sobre el trabajo de las mujeres responsables de crear este producto?

¡Increíble! Su trabajo es espectacular; amo las artesanías y valoro mucho lo que hacen. Creo que para ellos es un nuevo reto cuando los sacas de su zona de confort y les dices: “Ahora vamos a usar estos colores o estos diseños”, pero, al mismo tiempo, sirve para que se den cuenta de todo lo que pueden hacer; abre sus posibilidades.

¿Existen más planes a mediano y largo plazo con las mujeres artesanas?

Sí, es la primera vez que se lleva a cabo este proyecto, pero queremos que Bordando Vidas se realice año tras año. Nuestro objetivo en un futuro cercano es no solamente vender sus productos en Rapsodia México, sino a nivel mundial para que su trabajo se conozca y se valore a escala internacional.

Cuéntennos sobre la cosmetiquera.

Es un producto de edición limitada. Solamente se hicieron mil unidades que están en venta en nuestras 13 tiendas. Al final, nosotros podemos hacer nuestro mayor esfuerzo; sin embargo, también es decisión de los clientes que esto continúe. Si nos va bien, claro que vamos a seguir.

Rapsodia en colaboración con artesanas chiapanecas. - 5.-Rapsodia-

¿Cuál ha sido la recompensa de trabajar con estas mujeres?

La experiencia de viajar a su comunidad y conocer sus casa y sus vivencias; conocer también a sus familias y saber que son personas trabajadoras que han tenido historias difíciles, pero que han sabido darle la vuelta a la página y salir adelante. Nuestra recompensa es ver cómo, a base de trabajo, hoy los artesanos son empresarios y van a llegar a ser mejor remunerados y recompensados por lo que hacen. Esa es una gran satisfacción, saber que nuestras aportaciones ayudan a que se preparen y sigan estudiando y creciendo. Todo eso nos hace muy felices.

Rapsodia en colaboración con artesanas chiapanecas. - 6.-Rapsodia

Si pudieran decirle algo a todas las mujeres creadoras de las artesanías mexicanas, ¿qué sería?

Que no tengan miedo y que realmente valoren su trabajo; el límite lo pone uno mismo. Les diría que pueden crecer tanto como quieran, que amplíen sus horizontes sin temor, que muchos estamos con ellas, que las admiramos y que nos encantan.