Regresa a tu centro diciendo: “Yo soy, aquí estoy” - Ilustración

El presente es lo único que tengo, se escucha a lo lejos la canción de Julieta Venegas. Mientras la tarareo, me pregunto: ¿qué tanto practico aquello que pregono?

Recuerdo con claridad el día en que me hice la promesa de dejar de preocuparme por aquello que va a pasar, ya que soy especialista en crear películas en mi mente. Con cierta frecuencia, como sucede en esta ocasión, recurro a leer mis notas donde he registrado lo que aprendo constantemente.

Estudios demuestran que la razón por la cual la mayoría de las personas se preocupan por el futuro, se debe a la obsesión del colectivo de querer controlarlo todo; esto va de la mano con la poca habilidad que tenemos para mantener la mente en paz.

“La loca de la casa”, como comúnmente se le llama a esa invasión de ideas, pensamientos y emociones que llegan, con un ruido constante sin solución, lo único que crea es una falsa expectativa, creyendo que estamos resolviendo algo, cuando en realidad es solo una ilusión.

La Ley de Atracción dicta que mientras más tiempo dedicamos a enfocarnos en algo, más lo fortalecemos –“en lo que te enfocas crece” – de la misma manera que todo atrae a su igual o más de lo mismo, por lo tanto, si damos energía a alguna visión, solo la vamos a reforzar. Lo mismo su- cede con el pasado, recurrir a él constantemente, sobre todo con emoción, vibración de culpa o con la palabra “hubiera”.

Para retomar las riendas de nuestras vidas, te sugiero que justo en el momento en el que observes que estás divagando en el pasado o en el futuro, hagas una pausa, tal como si fueras a dar “reset” en el celular, y te hagas una sencilla pregunta: ¿Lo que me preocupa del futuro tiene solución hoy, existe algo que pueda hacer al respecto?

En ese momento verás disiparse esas emociones negativas. Como bien sabemos, la práctica hace al maestro y estar en el aquí y el ahora es algo que debemos convertir en hábito.

Analiza las situaciones que alguna vez te preocuparon y observa cuáles se hicieron realidad, te darás cuenta que nada de lo que temías sucedió. El gran secreto es aprender a estar en el aquí y el ahora, disfrutando de cada momento que la vida nos da, considerando ante todo que nada es casual.

En estos tiempos en donde nos hemos convertido en seres multitaskers, hacemos varias cosas de manera simultánea; por otro lado, la tecnología avanza de manera veloz, lo que también distrae nuestra atención. Comienza dando pasos pequeños, enfocándote en una situación a la vez y disfrutando de ella, puede ser una comida, observando con detalle lo que sucede en ese instante y así en cada momento de tu día.

Cada vez que te distraigas, recurre a las palabras mágicas para volver a tu centro: yo soy, aquí estoy.

Texto por: Terry Guindi
Escritora y conferenciante mexicana se ha especializado en la Ley de Atracción para lo cual ha escrito varios libros, algunos de ellos bestsellers, además de dictar conferencias en México y en el extranjero; participa constantemente en programas de radio y televisión pública semanalmente en su columna “La palabra mágica” en un diario nacional. Ha estudiado con maestros de renombre como Anthony Robbins, Deepak Chopra, Caroline Myss, Wayne Dyer.
www.realizate.com
Twitter @TerryGuindi
www.facebook.com/TerryGuin- diOficial

Ilustración por: Paulina Torres