Stephen Wilkes: creatividad, dedicación y talento - PORTADA_hotbook_hotphoto_stephenwilkes3

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Stephen Wilkes es un fotógrafo neoyorkino que a través de la dedicación y creatividad ha cultivado su carrera. Desde que abrió su estudio en su ciudad natal en el año 1983, empezó a coleccionar méritos que lo llevarían a ser reconocido alrededor del mundo por su habilidad única en el mundo de la fotografía artística, comercial y editorial.

Algunas de sus colecciones pueden ser vistas en museos de ciudades como Nueva York, India- na, Nueva Orleans y Chicago, y también en reconocidos medios como el New York Times, Vanity Fair y National Geographic.

Su percepción del mundo destaca por su capacidad para convertir lo mundano y olvidado en una obra de arte. Su ojo se posó, por ejemplo, en el potencial visual de Ellis Island, a donde fue a tomar fotografías un día de 1998. Esa primera aproximación se convirtió en un estudio fotográfico que duró cinco años y que abarcó los hospitales y salas médicas donde los inmigrantes eran retenidos antes de entrar a EE UU, espacios abandonados que cobran color y vida a través del lente de Wilkes. Esa expedición por espacios olvidados sirvió para recaudar seis millones de dólares para la restauración del lado sur de la isla.

Su creatividad no tiene límites, lo que demostró en esta serie, llamada Day to Night, en donde retrató paisajes y ciudades en las cuales la noche y el día parecen mezclarse a pesar de ser naturalmente contrastantes. Lo logró a través de lo que llama “tiempo comprimido”, en el que 30 horas de trabajo fotográfico se condensan en una sola fotografía, mostrando el tránsito del día a la noche sin sobresaltos visuales. Esta colección llamó la atención del público y ha sido galardonada, entre otros, por la National Geographic Society.

Su trabajo documentando la historia de tragedias como los huracanes Katrina y Sandy, logró aumentar el interés por el cambio climático, y bajo su dirección, estos documentales han llamado la atención por la forma en que su ojo crítico traduce la fotografía al cine. De esta forma, ha contado historias únicas y cautivadoras, como lo hizo en 2018 con el documental Jay Myself, una inmersión al mundo del fotógrafo Jay Maisel. El filme será mostrado en el Film Forum de Nueva York a finales de julio de este año.

Mientras que su faceta artística parece infinita, también ha hecho campañas editoriales y comerciales en alianza con Netflix, IBN, The New Yorker, American Express, Sony, Rolex y Honda. Esto lo ha hecho acreedor a galardones otorgados por múltiples asociaciones y empresas: estuvo en el Top 10 Fotógrafos de la revista Time, ganó el Sony World Photography Professional Award, el Adobe Breakthrough Photography Award y el Prix Pictet, entre otros.

Su éxito lo ha llevado a ser representado por diversas galerías al- rededor del mundo, como Bryce Wolkowitz Gallery, en Nueva York; Fahey Gallery, en Los Ángeles; Artitled Contemporary, en los Países Bajos y ProjectB, en Milán.

Texto por: Daniela Jiménez