Toronto International Film Festival

El TIFF es un festival donde, a diferencia de otros, no existe un jurado. Aquí la opinión de la audiencia y es lo que cuenta.

Toronto International Film Festival - tiff-01

El Festival de Festivales, ahora conocido como Toronto International Film Festival (TIFF), celebró en su última edición sus 40 años de existencia.

Un festival que comenzó con la intención de proyectar los mejores films de los festivales más relevantes del mundo, ha evolucionado para convertirse en uno de los festivales más importantes en la industria cinematográfica.

En TIFF, a diferencia de Cannes, Venecia, Berlín y Sundance, no existe un jurado ni una selección en competición. Aquí la opinión de la audiencia y un recientemente establecido reconocimiento a cineastas vanguardistas, es lo que cuenta. Es por ello que se dice que Toronto es como una bola de cristal para los premios Oscar, ya que durante los últimos 5 años, cada película que ha ganado el premio de la audiencia ha sido nominada a Mejor Película del Año en los premios que otorga la Academia.

Toronto International Film Festival - tiff1-min

Una de las razones fundamentales que explica este fenómeno es el muy elevado conocimiento cinematográfico y cultural de los canadienses. En cada cola para entrar a una función, cualquier café o esquina del festival que te encuentres, es casi inevitable escuchar o entablar conversaciones de una profundidad, conocimiento y pasión cinéfila incomparables. Es como ir a un estadio de fútbol donde todo el mundo sabe sobre los jugadores, las jugadas, de las estadísticas, pero en este caso, de cine.

Otro elemento importante de TIFF es la diversidad cultural. Toronto es una ciudad sumamente cosmopolita, tanto que a veces es difícil escuchar el acento canadiense puro. La gente es de múltiples orígenes, religiones o inclinaciones sexuales. Es una ciudad que abre sus brazos a la pluralidad y a la libertad de expresión, lo cual se refleja claramente en las tendencias del Festival y hacen de este evento un lugar tan mágico, vanguardista y receptivo. No importa de dónde vengas, cómo vistas o cómo hables, nunca te sentirás excluido. Y eso, para muchos, ha sido la clave del éxito de TIFF: un espacio creado para la expresión cultural, intelectual y personal. Todos ellos elementos fundamentales para la promoción del arte y el progreso.

Toronto International Film Festival - tiff2-min

Como es de esperarse, dadas estas condiciones de aceptación, intelectualidad y diversidad, TIFF se ha convertido en el festival de cine favorito de los directores de habla inglesa. Para todo aquel director con expectativas de llegar a los premios Oscar, es casi implícito que debe hacer su premier o, por lo menos, introducción en la alfombra roja de Toronto. Cada año, más y más estrellas de Hollywood vienen al TIFF. No solo es un evento fundamental para los directores, sino para los actores. A estas alturas, aquellos actores que han participado en películas expuestas en TIFF, se les considera que están en una categoría de actuación que merece un reconocimiento artístico, más allá de la fama hollywoodense. Por citar algunos ejemplos, Audrey Tautou fue reconocida en el continente americano gracias al éxito de la película Amélie durante el TIFF 2001. Así mismo, están: Dev Patel, con Slumdog Millionaire; Jennifer Lawrence con Silver Linings Playbook; Brie Larson con Room, y este año, Emma Stone y Ryan Gosling con La La Land.

La La Land, el nuevo film de Damien Chazelle, también director de Whiplash, fue la sensación del TIFF 2016. No solo ganó el premio de la audiencia, sino que reafirmó a Chazelle como uno de los directores más respetados de la industria, y a Emma Stone como una de las actrices más polifacéticas, completas y talentosas del momento. Con este papel, ella le demuestra al mundo que puede pasar de ser una niña malcriada con problemas de adicción –papel que representó en el film Birdman y le dio una nominación al Oscar– a una buena y trabajadora, joven actriz, rol que representa en La La Land. Un hecho que no solo constata sus enormes capacidades de actuación, sino también su talento para el canto y el baile impresionantes. No sería sorpresa que el próximo año Damien Chazelle gane un par de Oscars más y Emma Stone sea nominada nuevamente. La La Land estará en las salas de cine en los Estados Unidos el 16 de diciembre.

Toronto International Film Festival - tiff3-min

Otro de los grandes éxitos de TIFF 2016 fue el nuevo film de Pablo Larraín, Jackie, protagonizado por Natalie Portman. Larraín fue galardonado con el premio en la sección Plataforma, la cual otorga una mención especial a los directores del mundo que logran una narrativa y una forma cinematográfica compleja y disruptiva. Su jurado es elegido cada año por la dirección del TIFF y está compuesto por tres integrantes, usualmente directores, actores o productores cinematográficos de diferentes nacionalidades, que en su momento fueron también vanguardistas. Este año, el jurado estuvo compuesto por los directores Brian De Palma, Mahamat-Saleh Haroun, y la aclamada actriz Zhang Ziyi. La decisión para galardonar a Larraín fue unánime, tanto el jurado como la audiencia están de acuerdo que este film es digno de ser visto por los grandes amantes del cine. No solo por la calidad de la narrativa, y la importancia del tema, sino también, por la estupenda e impecable interpretación de Natalie Portman. Jackie estará en las salas de cine para el público el 2 de diciembre.

Estos dos films son solo una pequeña muestra de la calidad cinematográfica que se puede apreciar en el TIFF, y acerca de los cuales vale la pena comentar, ya que fueron los galardonados por la audiencia. Sin embargo, uno podría escribir muchas páginas más, analizando y alabando las muchas otras obras que gracias a su infinita originalidad y genialidad, conformaron la selección oficial del Toronto International Film Festival 2016, y que el público espera ansioso ver en la gran pantalla.

La selección completa del TIFF se puede ver en:

www.tiff.net/tiff/